Institutos y centros tecnológicos, la transferencia del conocimiento fue el título de la mesa redonda de la que los Centros Tecnológicos fuimos protagonistas durante el simposio Wake up, Spain!, organizado por el periódico El Español, Invertia y D+I (Disruptores e Innovadores). Y allí estaba Áureo Díaz-Carrasco, director de Fedit, hablando sobre lo que los Centros Tecnológicos ofrecemos en la actualidad a las empresas y seremos capaces de ofrecer en un futuro próximo para el crecimiento económico de nuestro país.

En primer lugar hizo una presentación de nuestra tarea: “Los centros nos encargamos de la generación de conocimiento, pero enfocado a la demanda empresarial, I+D+I orientada a empresas. En este momento estamos hablando de que conjuntamente podemos tener unos ingresos de en torno a 700 millones de euros, de los cuales, un 60% provienen del sector privado. Nos orientamos a las necesidades de las empresas”.

Respecto a los puntos fuertes con que contamos, el director de Fedit se refirió a “la capilaridad y la cercanía a las necesidades empresariales y la excelencia en generación de conocimiento, punto clave para conseguir unos cambios en las dinámicas de competitividad empresarial en este país”. También ha comentado que las políticas públicas orientadas a la innovación, que han ido fluctuando demasiado alineadas con las crisis económicas han perjudicado a los Centros Tecnológicos. En su opinión, se debería apostar por políticas de I+D “contracíclicas, que se vuelquen en la innovación en momentos de mayor crisis”.

Cambio en la opinión social y empresarial
A pesar de ello, sí se ha notado un cambio en la opinión general sobre la importancia de la innovación, la tecnología y la competitividad: “En los últimos años, este mensaje está calando en la sociedad y en los administradores públicos y creo que los Centros Tecnológicos estamos sabiendo aprovechar esos cambios en la orientación en algunas políticas”, afirmó Díaz-Carrasco.

En cuanto a puntos débiles, se ha referido a la falta de visibilidad de lo que hacemos, que cree que se debe a que “estamos entre la universidad y la empresa, somos organizaciones sin ánimo de lucro, pero somos capital privado, estamos gestionados por el ministerio en cuanto que hay un registro, pero tenemos total libertad para llevar nuestra política estratégica hacía adelante en las líneas de investigación”.

Un futuro prometedor
En lo que respecta al futuro, el director de Fedit aludió a la inversión privada en I+D como forma de aumentar en competitividad. “Si conseguimos tocar esa palanca de inversión privada, tendremos más fondos para hacer más cosas, tendremos más competitividad y tendremos la posibilidad de que los desarrollos científicos y tecnológicos se hagan aquí dentro y no tengamos que ir a comprarlos fuera”.

En ese sentido, Áureo Díaz-Carrasco incidió en la importancia de no perder “el sentido de la excelencia en lo que hacemos”,  refiriéndose a mantener el difícil equilibro entre desarrollo de conocimiento, avances en tecnología y acercamiento a las empresas.

Por todos estos motivos, pidió a la administración que tenga más consideración por “las infraestructuras científicas y tecnológicas de los Centros Tecnológicos, que no son muy visibles”. Del mismo modo, se quejó de la falta de uniformidad en políticas de innovación en las distintas comunidades y solicitó al Gobierno que ejercite un papel unificador.

REDIT y CTIC
También estuvieron presentes en WakeUp, Spain! Fernando Saludes, presidente de REDIT y Pablo Priesca, director general de Centro Tecnológico de la Información y la Comunicación (CTIC), ambos miembros de Fedit. El primero habló sobre cómo “las empresas que trabajan con los Centros Tecnológicos perciben menos barreras a la hora de innovar, por lo que es fundamental apostar por este sistema”. Y añadió que los institutos tecnológicos son grandes puntos de encuentro: “No se trata de transferencia, es cooperación”. También Briesca hizo alusión a la importancia de nuestros centros como catalizadores de la innovación: “Me cuesta imaginar una red a nivel nacional con mayor capilaridad y capacidad tecnológica y de innovación que la de los centros tecnológicos. Son una herramienta clave para traccionar fondos NexGenerationEU con las empresas”, afirmó.

Más información de WakeUpSpain aquí