Representantes de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana (REDIT), el president de la Generalitat, Ximo Puig, y los presidentes de las patronales valencianas CEV y Cámara de Valencia, además de empresarios de diversos sectores de la región, han acudido recientemente a Marruecos en un viaje institucional cuyo objetivo ha sido potenciar las relaciones empresariales entre el centro tecnológico valenciano y el gobierno alauí.

El resultado de este viaje ha sido un éxito a tenor de las palabras de Fernando Saludes, presidente de REDIT: “Los ministros de Industria y Comercio y de Educación e Innovación marroquíes han mostrado un gran interés en las capacidades de la Red y en su aplicación para solucionar diferentes necesidades industriales y formativas del país”.

Ofrecer una propuesta de valor potente

Para Salutes, la buena relación establecida entre ambas partes tiene que ver, en parte, con el formato de la iniciativa, ya que ha permitido que “representantes de la administración y empresarios hayamos podido estrechar relaciones y ofrecer a las instituciones marroquíes una propuesta de valor potente y cohesionada, fiel reflejo de las capacidades y oportunidades de la Comunitat Valenciana”. No en vano, como el propio Salutes ha comentado, es una relación que viene de años atrás: “Hace décadas, desde REDIT se asesoró y se apoyó la creación de la red de centros tecnológicos del país alauí”.

Los representantes del REDIT, Fernando Saludes y Joaquín Font de Mora, también se reunieron con la confederación empresarial marroquí y con los centros tecnológicos de madera y metal. Además de con representantes de industrias punteras de Marruecos como la automovilística, la de construcción y de turismo, tres sectores que crecen en la actualidad a gran ritmo.

Para el president de la Generalitat, Ximo Puig, el objetivo de este viaje ha sido colocar a las empresas valencianas en un mercado que está creciendo y, por lo tanto, está necesitada de infraestructuras y de vivienda residencial. Por otro lado, Puig se ha comprometido a estudiar la implantación de empresas valencianas en territorio magrebí, así como fomentar el turismo marroquí en la Comunidad Valenciana.

Un antes y un después en la relación bilateral

Hasta tal punto el viaje institucional a Marruecos ha sido un éxito, que para Puig, “ha marcado un antes y un después en nuestra relación con Marruecos y ha abierto interesantes posibilidades de colaboración”. Prueba de ello es también que se ha barajado la posibilidad de que universidades valencianas se instalen en Marruecos aprovechando “la ambición de formación de la sociedad marroquí” y ha abogado por aumentar las sinergias entre REDIT y la red marroquí.

De hecho, el Consell impulsará próximamente la creación de un consorcio público-privado con empresas valencianas para optar al concurso público para el proyecto de líneas de ferrocarril de proximidad del gobierno magrebí.

Más información, aquí.