Uno de los objetivos principales de la Unión Europea es conseguir un continente climáticamente neutro en 2050. En la Agenda 2030 la economía circular tiene un peso capital, impulsando el crecimiento sostenible como el eje sobre el que reducir la presión ejercida sobre los recursos naturales. 

En este sentido, el papel de la industria es esencial creando nuevas iniciativas para aumentar la vida útil de los productos e incentivando un consumo más responsable de los mismos. Para impulsar esta innovación de vanguardia es imprescindible y estratégico el trabajo que desarrollan los Centros Tecnológicos Fedit. Por eso son los socios tecnológicos preferidos de las empresas y sus aliados principales cuando se plantean innovar. 

Son numerosos los casos de éxito que demuestran esta labor, como Oceanets de AIMPLAS, que busca recuperar la basura marina, reciclarla y producir fibras textiles. 

AGROMAT, un proyecto conjunto de CETEM y el Instituto Tecnológico Nacional de la Conserva y la Alimentación (CNTC), pretende revalorizar los subproductos de la industria agroalimentaria para su implementación en la fabricación de materiales para el sector de mobiliario. 

O DeepPet de ITENE, una iniciativa que se centra en la revalorización de envases de plástico con alto contenido de PET a través del reciclado químico.

El objetivo de los 43 Centros Tecnológicos que conforman la red de Fedit es ayudar a las empresas e industria a que se desarrollen tecnológicamente a través de la innovación que les aportan, para mejorar su competitividad y, a su vez, posicionar a España en la carrera de la ciencia y la investigación aplicada mundial.

Accede a la vídeo-noticia: AQUÍ