El marco del evento conmemorativo del 25 aniversario de Fedit ha sido el elegido para presentar el Informe #Desafío2027: hacia un nuevo modelo de I+D+I. Un informe que pone de relieve de forma categórica que la red española de Centros Tecnológicos es un pilar estratégico en la sociedad del futuro, que conforma una infraestructura de investigación la cual, con un adecuado marco normativo y con una estrategia de I+D+I actualizada, sería más eficiente aún.

El informe reúne numerosas evidencias y datos, oficiales muchos de ellos, que acreditan la eficacia del modelo y que hasta ahora no se habían puesto en relación. De su lectura se concluye que, pese a ser la mejor herramienta para que las empresas hagan I+D -en especial las Pymes-, los Centros Tecnológicos han afrontado en España a lo largo de los años multitud de obstáculos, pese a los cuales, han ido creciendo y consolidando su modelo.  De hecho, el informe refleja cómo a diferencia de modelos de éxito similares en Europa, la red se ha visto obligada a operar en un entorno regulatorio y presupuestario repleto de barreras territoriales y competenciales, cuando no en clara desventaja con otros agentes del ecosistema. A pesar de eso, los Centros Tecnológicos han consolidado en estos 25 años de existencia, un modelo eficiente y competitivo, dispuesto a apoyar el crecimiento económico y el desarrollo del sistema de innovación.

Un decálogo de medidas para un modelo de I+D+I más eficaz y eficiente
El informe, coordinado por el equipo técnico de Fedit y redactado por el periodista y experto en innovación Eugenio Malllol, es una llamada a la aprovechar las potenciales de la red de Centros Tecnológicos y adecuar el marco normativo a los nuevos tiempos. Incluye un Decálogo de Propuestas con las que pretende alimentar un debate que permita mejorar los indicadores de ciencia, tecnología e innovación en España en un momento de excepcional relevancia como el que nos encontramos, donde se abre un nuevo ciclo tecnológico, donde nuestra sociedad afronta grandes retos relacionados con su transformación digital, la descarbonización, la robotización o la personalización de sus procesos, y tantos avances científicos en Inteligencia Artificial, nanotecnología, neurociencia o supercomputación. Los Centros Tecnológicos son protagonistas indiscutibles y pueden apoyar a las diferentes administraciones para alcanzar los objetivos de futuro marcados.

La credibilidad, el bastión de los Centros Tecnológicos
El informe refleja cómo los Centros Tecnológicos españoles han acreditado durante más de cuatro décadas su capacidad para “traducir líneas científicas en liderazgo industrial”, haciendo suya la afirmación del propio Secretario de Estado de Negocios e Innovación de Reino Unido, cuando en 2011 justificó ante el Parlamento la necesidad de desarrollar en su país la actual red de transferencia tecnológica Catapult. Se inspiró en el modelo de red de Centros Tecnológicos forjado en países como España y Alemania, con Fraunhofer como gran referente, aunque separado  del caso español en un aspecto fundamental: la financiación estable procedente del sector público para trabajar con estrategia a medio y largo plazo debía ser estratégica.

La credibilidad es el bastión de los Centros Tecnológicos, tal como se concluye de la lectura del Informe Fedit: los Centros superaron con creces que comenzó en 2008 incrementando los ingresos procedentes de sus empresas clientes y la captación de fondos europeos en concurrencia competitiva, en plena caída de las aportaciones del sector público estatal y autonómico.  Así se han llegado a conseguir las mayores tasas de éxito y liderazgo en proyectos del programa Horizonte 2020, 18,6% y 26,8%, respectivamente. Superior a la de otros actores con ventajas muy sensibles en términos de presupuesto y recursos humanos. 

Terminar con la asincronía entre la realidad de la transferencia y la asignación de recursos
El informe determina cómo los Centros Tecnológicos son una herramienta poderosa la cual puede ser aprovechada al máximo nivel para contribuir a la tarea colectiva de convertir a España en un referente en las tecnologías de vanguardia. Con ese nuevo modelo de I+D+I que incluye, se debería poner fin a la asincronía entre la realidad de la transferencia tecnológica y el sistema de asignación de recursos por parte de la Administración y conseguir de forma definitiva una mejora evidente de los indicadores de nuestra economía.  

Puedes descargarte el informe completo aquí