Doctora en Ciencias Químicas por la Universidad de Valladolid, Maite Fernández lleva más de 20 años dedicada a la Difusión y Transferencia de Tecnología en el Centro Tecnológico CIDAUT. A lo largo de este tiempo ha comprobado la brecha existente en el talento femenino a la hora de cursar disciplinas STEM. Y por eso se ha puesto manos a la obra en la Fundación ASTI, colaborando en el programa STEM TALENT GIRL.

 

¿Hasta qué punto es importante la implicación de los Centros Tecnológicos como dinamizadores del talento adolescente en general y del femenino en particular?

Los Centros somos un organismo intermedio tanto en aspectos de I+D como de formación orientado al mercado; en términos generales colaboramos activamente con los centros formativos tanto de FP, bachillerato y Universitarios, incluso en formación de formadores. Creemos que podemos tener un papel esencial para mostrar a los alumnos en etapas tempranas de su educación la utilidad de los estudios que realizan y su aplicación práctica, así como las salidas profesionales que puede suponer.

Nuestra experiencia puede ser fundamental para ayudar a que se visualicen las “carreras” STEM a todos los niveles y revertir la tendencia a cursar titulaciones STEM tanto en FP como en las titulaciones universitarias que está en franca disminución en toda Europa. Si bien es más relevante y la brecha es mayor cuando hablamos de talento femenino, en cuyo caso las alumnas que cursan las disciplinas STEM siguen siendo porcentajes reducidos sobre el masculino.

Es necesario que colaboremos en ser referentes y para que esto ocurra en los niveles profesionales y directivos es imprescindible iniciar el trabajo en las edades tempranas. Es muy difícil lograr talento femenino en la empresa y en los puestos directivos si no hay una representación suficiente de alumnas cursando carreras STEM; por ello debemos colaborar y actuar desde las primeras etapas de la educación.

¿Qué más podrían hacer los Centros en ese sentido? ¿Cómo podrían conseguir aumentar el interés de las estudiantes de ESO y bachillerato por las carreras y profesiones de STEM? En concreto, ¿cómo se implica la Fundación Cidaut en este tema?

Es clave que los alumnos tengan referentes, que puedan desarrollar su capacidad creativa, que visualicen la utilidad de estas carreras y que pueden ser una buena alternativa profesional para ellos, intentar dar otro punto de vista a que son carreras muy difíciles con pocas alternativas de futuro. En este sentido, los centros y concretamente Cidaut ha realizado actuaciones como los “campamentos tecnológicos” en los que, durante el verano, alumnos en edades tempranas combinaban clases teóricas con prácticas con doble objetivo: que viesen la utilidad de los conceptos, leyes, teorías;  pero también cómo pueden mejorar la vida de la sociedad, por ejemplo, para desarrollar airbags, producción de electricidad con energía solar y eólica, obtención de biocombustibles… En estos campamentos se contaba con una gran implicación de algunos de los profesores de los institutos y centros de FP. Siempre hemos estado cercanos a los institutos de Bachillerato, centros de FP y la universidad.

Por otro lado, y desde hace tres años venimos colaborando con la Fundación ASTI en el programa STEM TALENT GIRL, tanto como empresa solidaria con la iniciativa, como con la implicación de algunas investigadoras como mentoras de las alumnas de los cursos de 3ª y 4ª de la ESO y de 1ª y 2ª de Bachillerato.

Cuénteme en qué consiste su labor en este proyecto.

Mi colaboración, así como el del resto de mentoras de la Fundación Cidaut se enmarca en el ámbito de la mentorización con alumnas de bachillerato, preparando proyectos ayudándolas y aconsejándolas en las dudas que les pueda surgir de cara a la toma de una decisión en su orientación futura. También se realizan talleres tecnológicos en los que las alumnas experimentan con tecnologías avanzadas y, por último, pero no menos importante, lo que se denomina Sesiones de shadowing, dirigido principalmente a las niñas más jóvenes, de modo que experimenten en primera persona y en contextos reales en que consiste el día a día, la actividad de personas con perfiles profesionales en el ámbito STEM. Lo cierto es que estas dos actuaciones se han visto afectadas por la pandemia, imposibilitando tener estas actividades de forma presencial lo que se ha suplido con buenas dosis de imaginación e ilusión por trasmitir a las niñas la ilusión por las carreras STEM.

Adicionalmente trabajamos con alumnas en los últimos años de carrera y/o recién terminado el ciclo formativo (universidad y FP) para ayudarles en su siguiente etapa, de modo que puedan ir adaptándose e incorporándose al mercado laboral.

¿En qué consiste el proyecto?

STEM Talent Girl es una iniciativa muy interesante y necesaria que ha lanzado la Fundación ASTI hace varios años, que está creciendo año a año tanto en el número de mentoras como el de alumnas a las que se llega. Se trata de un proyecto educativo para el desarrollo del talento y el fomento de vocaciones científico-tecnológicas, dirigido específicamente a mujeres con el objetivo de inspirar y empoderar a niñas y adolescentes para qué realicen brillantes carreras STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics) mentorizadas por mujeres que desarrollan actividades profesionales en el ámbito de la ciencia y la tecnología con éxito.

Los objetivos que se han marcado son:

  • Fomentar las vocaciones STEM entre la población femenina.
  • Incrementar la identificación del talento en la población femenina y su participación en programas para el desarrollo del talento.
  • Plantear el atractivo de las carreras STEM y sensibilizar a las alumnas mediante experiencias reales en colaboración con investigadoras, científicas, ingenieras y profesionales STEM del entorno.
  • Involucrar a las empresas e instituciones a través de su Responsabilidad Social Corporativa en el desarrollo del talento.

¿Cuáles son sus ámbitos de actuación?

La iniciativa consta fundamentalmente de tres programas que suponen el acompañamiento de las alumnas a lo largo de su periodo educativo para el fomento del emprendimiento que son:

  • Science for Her cuyo objetivo es la identificación del talento y el fomento de las vocaciones STEM en alumnas entre 3ºy 4º de la ESO; a través de masterclass y sesiones de shadowing con mentoras
  • Programa Mentor Women, consta de tres niveles según las etapas a las que se dirija, Alumnas de Bachillerato, Universitarias y jóvenes egresadas con talento.
  • Real Work es un programa de becas y prácticas en empresas de base tecnológica para jóvenes con talento

¿Qué se necesita para ser una talent girl? ¿Va dirigido a todo tipo de alumnado o especialmente a sectores de la población vulnerables pero talentoso?

El programa está dirigido a todos los tipos de alumnado, dado que uno de los objetivos del proyecto es desarrollar el talento y las competencias de las alumnas participantes. Para ello un módulo del programa, en las edades de educación secundaria, es el TALENT SEARCH, que es que es un modelo reconocido internacionalmente para identificar las capacidades y talento de los alumnos antes de su entrada a la universidad.

Entiendo que el proyecto parte de la idea de que las mujeres deben ser potenciadas para carreras profesionales relacionadas con las ciencias…. ¿Cómo está en ese sentido nuestro país con respecto al resto de Europa?

Pese a que el 90% de los puestos de trabajo requieren competencias digitales y pese a la creciente demanda de talento digital, el número de estudiantes que eligen grados universitarios o ciclos formativos asociados a las áreas STEAM decrece en Europa y España desde 2005 consolidando un Gap (gestión administrativa de personal) de talento (el 58 % de las empresas tiene dificultades para contratar especialistas digitales). Este Gap de talento digitales especialmente relevante en la población femenina, consolidando una brecha de género en materia digital y STEAM (en Europa sólo el 17% de los empleos tecnológicos son desempeñados por mujeres). En el caso de España apenas el 13%de mujeres cursan grados de informática y solo el 29% como máximo grados en ingenierías, siendo las mujeres en España sólo el 30% de los profesionales TIC, el 25% en el sector de la Inteligencia Artificial y el Big Data, y el 12% en el área del Cloud Computing. En el caso de la Formación Profesional, la presencia femenina en las familias profesionales asociadas a disciplinas STEAM es del 11% en Informática y Comunicación, del 9% en fabricación mecánica o del 4% en electricidad y electrónica.

Pese a que las niñas obtienen mejores resultados en las pruebas de aptitud internacionales, desde edades tempranas desciende el interés de las niñas por las áreas STEAM, afectando de este modo a su presencia en la enseñanza superior y en la FP en materias digitales, científicas y tecnológicas. Esta situación también se refleja en la brecha de género en los puestos de responsabilidad.

¿Cree que las mujeres tienen un talento especial, concreto, algo que nos caracterice en cuanto al trabajo en innovación?

Es una pregunta complicada y aunque puedan existir diferencias de género respecto a las capacidades científicas y aptitudes matemáticas, según numerosos estudios parece que no es concluyente sobre que el género pueda explicar la mayor probabilidad de especialización en la ciencia y en áreas de ingeniería de los chicos en comparación con las chicas. Si bien hay otros factores psicosociales y socioculturales como estereotipos, referentes, socialización que pueden tener mayor influencia en las tendencias de elección de las carreras profesionales por parte de las mujeres, por ello es importante labores cómo las que se están haciendo desde diferentes ámbitos, orientadas a que existan referentes en todos los campos y no sólo los ámbito científico tecnológicos, sino también en las artes, las literatura, etc y que la información la reciban en edades tempranas.

Es necesario tener mayores vocaciones y talento femenino desde el principio, sembrar, para que posteriormente sea posible tener cuotas en las empresas, en los equipos directivos, etc.