La Federación Española de Centros Tecnológicos ha iniciado conversaciones con el ministerio de Ciencia e Innovación a fin de intentar solventar los graves perjuicios competitivos y económicos que para los Centros Tecnológicos supone la prohibición de subcontratar entre entidades vinculadas que se ha incluido en la convocatoria del programa “Misiones CDTI” para Iniciativas Sectoriales Estratégicas de Innovación Empresarial.

Dicha convocatoria establece en su Artículo 7.4 que “No se admitirá la subcontratación a personas o entidades vinculadas con ninguno de los beneficiarios de la agrupación”. Este texto supone una interpretación restrictiva de la Ley de Subvenciones, que establece que dicha subcontratación puede realizarse en proyectos que cuenten con subvención pública siempre que se den unas determinadas condiciones.

Esta medida supone ignorar que las empresas más activas en innovación tienen en muchos casos participación en los Patronatos de los Centros Tecnológicos constituidos como Fundaciones sin ánimo de lucro, al objeto de poder influir en sus líneas estratégicas de investigación y desarrollo, y con el propósito de tener un aliado tecnológico que les ayude a mejorar su competitividad. Y también que estos Centros operan, en buena medida, con los Patronos de su Fundación o con entidades vinculadas a esos Patronos, estando ya limitadas por la ley de Fundaciones las autocontrataciones que éstas pueden realizar y siendo sometidas a un control por parte de los Protectorados competentes.

Por tanto, esta prohibición de subcontratación está influyendo muy negativamente en la constitución de consorcios para la convocatoria de Misiones, lo que se puede traducir en el freno de iniciativas de alto interés e impacto potencial ya que esta limitación no sólo se aplica a la subcontratación directa entre Patronos y Centros Tecnológicos, sino que limita la participación de un Centro Tecnológico en cualquier consorcio donde haya una entidad vinculada, incluso si no es ésta quien subcontrata a dicho Centro. Esto tendrá, sin duda, un efecto importante en el número de propuestas que finalmente lleguen a CDTI en el marco de esta convocatoria, así como en los resultados finales del programa Misiones.

Riesgo de descapitalización
Estas restricciones a la relación entre Patronos y Centros Tecnológicos puede suponer una descapitalización de los Centros Tecnológicos, y una merma en la competitividad empresarial, puesto que no tendrán un acceso tan cercano a los planes de I+D+I de los Centros Tecnológicos como lo tienen ahora. Y todo ello afecta de manera importantísima (incluso con peligro de desaparición en algunos casos) a un colectivo que presenta los mejores indicadores de transferencia de tecnología a empresas.

Fedit ha trasladado al ministerio la necesidad de que se actúe, incluyendo una excepción o modificación al Artículo 7.4 de la Convocatoria de Misiones.