Porosolor es el nombre de uno de los proyectos estrella del Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja. Un proyecto que ha superado ya con éxito las primeras fases de I+D+i y que tiene como objetivo minimizar el crecimiento de microorganismos en las plantillas del calzado. Y es que precisamente esas bacterias, que proliferan con la humedad —sudor—, son las que producen el mal olor, y no las glándulas ecrinas, situadas en zonas del cuerpo como los pies.

Materiales innovadores

Para sacar adelante el proyecto, los investigadores del área de nanotecnología del centro de investigación especializado en calzado están empleando metodologías muy novedosas para modificar materiales. De este modo, han conseguido sintetizar varios materiales monofuncionales creando uno único material trifuncional que al mismo tiempo es anti bacteriano, eliminador de olores y liberador de fragancias. Posteriormente, se ha aplicado a diferentes métodos de fabricación de plantillas de micro fibra textil por cuero.

Por otro lado, se ha probado la permanencia de dicho material mediante pruebas de solidez al frote que simulaban el uso habitual del producto al caminar. El éxito ha sido rotundo, como se ha comprobado en diferentes ensayos realizados, en los que se ha puesto a prueba la funcionalidad de las plantillas. En concreto, los primeros prototipos han sido distribuidos entre varios de sus trabajadores que se han ofrecido voluntarios, y el resultado ha sido inmejorable.

El resultado de estas investigaciones irá a parar a una nueva línea de zapatos que comercializará la empresa Zel ́s bajo la marca Fabiolas. De hecho, los prototipos finales están siendo utilizadas por trabajadores voluntarios de esta firma de calzados.

Más información: CTRC