Se trata de la aplicación MobbID, una solución de seguridad multibiométrica que mediante el reconocimiento facial permite garantizar, por ejemplo, transacciones bancarias más seguras que las que se realizan mediante tan sólo un código PIN tradicional.

Tan fructífera ha sido la colaboración entre la empresa extremeña Mobbeel y el Centro Tecnológico GRADIANT que ha impactado en el último Mbile World Congress de Barcelona. La empresa está tan satisfecha que ya trabajan en nuevas soluciones de seguridad biométrica ya no sólo mediante el reconocimiento facial sino también al de iris, geometría de la mano o la clásica firma manuscrita, campos en los que Gradiant es un referente mundial desarrollando soluciones tanto PC como para teléfonos móviles inteligentes Android o iPhone. “Los dispositivos móviles se están convirtiendo en el principal portal de acceso e intercambio de contenidos. Su característica de portabilidad los hace estar mucho más expuestos a pérdidas o robos, por lo que disponer de herramientas que mejoren la seguridad es fundamental”, reflexiona Esteban Vázquez, uno de los investigadores de Gradiant especializado en esta línea.