La Comisión Europea premia a este Centro Tecnológico por promover una nueva técnica de curtición de la piel que permite reducir el impacto ambiental. La principal ventaja de esta curtición, puesta a punto por INESCOP, es que presenta mejoras medioambientales respecto a las curtidas con tecnologías convencionales.

La innovación tecnológica para las industrias de curtidos fue la que llevó al Instituto Tecnológico del Calzado y Conexas, INESCOP, a investigar nuevos métodos de curtición que mejorasen el comportamiento ambiental de las tenerías, a la vez que se daba con un material de calidad, apto para la fabricación de calzado.
 
Así es como INESCOP se embarcó en el proyecto europeo “Piel respetuosa con el medio ambiente curtida con oxazolidina, OXATAN” con el fin de demostrar, promocionar y difundir la existencia de una alternativa posible a la curtición tradicional con sales de cromo, a partir de la oxazolidina, además de mejorar la repercusión ambiental de las industrias del cuero.
 
Ahora, la Comisión Europea ha reconocido la labor de INESCOP por difundir y demostrar las posibilidades de esta otra manera de curtir la piel, y el proyecto de curtición con oxazolidina ha sido seleccionado entre los mejores proyectos europeos del Programa LIFE de Medio Ambiente 2012, premio al que aspiran muchos centros de investigación pero que sólo unos pocos consiguen.

Oxazolidina, otra forma de curtir la piel
El proceso de curtición tradicional, empleado en más de un 90% de las pieles curtidas de todo el mundo, utiliza como agente curtiente sales de cromo para estabilizar el colágeno de la piel. Este proceso confiere a las pieles unas excelentes propiedades físicas y una elevada estabilidad frente a los procesos de fabricación y al paso del tiempo. Sin embargo, en algunos casos, sobre todo en usuarios sensibilizados, la piel curtida con cromo puede producir alergias. Además, el cromo, dependiendo de las condiciones a las que se exponga, puede cambiar sus características químicas repercutiendo así en el medio ambiente.
Ante este panorama, INESCOP trabaja para ofrecer nuevas técnicas de curtición que permitan a las tenerías mejorar sus procesos, sin perder calidad en el producto final. Objetivo conseguido mediante la curtición con oxazolidina, una innovadora técnica que permite obtener un material de alta calidad para su utilización en la industria del calzado, tapicería y marroquinería, y que además se obtiene de una forma más respetuosa con el medio ambiente.
Con la implementación de esta técnica en las tenerías, es posible reducir considerablemente el impacto ambiental generado, tanto durante el proceso de curtido del cuero, como también al final del ciclo de vida del material, ya sea en forma de residuos de cuero en las fábricas, o cuando los artículos de cuero (zapatos, bolsos, etc) se desechan por el consumidor tras su uso.
Los ensayos realizados en los laboratorios de INESCOP a estas pieles curtidas con oxazolidina, demuestran que cumplen con los requisitos establecidos por la Ecoetiqueta Europea para el Calzado, y que además cumplen con los valores recomendados para la fabricación de calzado, sin duda, un valor añadido a tener en cuenta por los fabricantes que quieren cumplir con los requisitos medioambientales más exigentes establecidos por Europa.
 
A día de hoy, son varias las marcas de calzado que han incluido modelos fabricados con pieles curtidas con oxazolidina en sus colecciones y ya se han comercializado con éxito.