Uno busca validar un método de análisis de las muestras de residuos de plaguicidas, y el otro es sobre trazabilidad en la producción de la cerveza. Gracias a esta colaboración nueve jóvenes se forman en proyectos de investigación agroalimentaria en el Centro Tecnológico de la Conserva.

La Consejería de Universidades, Empresa e Investigación, a través de la Fundación Séneca, y el Centro Tecnológico Nacional de la Conserva (CTNC) han ampliado la línea de colaboración que mantienen en materia de investigación, desarrollo y transferencia de tecnología en el sector agroalimentario.

El consejero José Ballesta y el presidente del CTNC, José García, han firmado una adenda al convenio marco suscrito entre las dos entidades en 2011, por el cual ambas colaborarán en dos nuevos proyectos de investigación. Uno de los proyectos busca la validación de un método de análisis que permite extraer y analizar muestras de los residuos de plaguicidas para detectar los niveles máximos permitidos en alimentos. El segundo proyecto está relacionado con la trazabilidad de la producción de malta utilizada en la elaboración de la cerveza.
 
Los investigadores desarrollarán un sistema capaz de identificar la cerveza en función de las diferentes características de las materias primas, zonas de origen y técnicas agronómicas empleadas, entre otros aspectos. Esto permitiría diferenciar, por ejemplo, las cervezas con denominación de origen o las cervezas ecológicas, y aportaría al consumidor el valor añadido que supone conocer más detalles del producto final.
 
El responsable autonómico destacó que “con estos acuerdos se favorece la formación de jóvenes investigadores y tecnólogos en el entorno empresarial y se facilita su posterior inserción laboral en el sector”. Además, “se facilita la transferencia de conocimiento y los resultados de la investigación generados en las universidades y centros de investigación de la Región a las empresas del sector agroalimentario, dando así respuesta a las necesidades de éstas”. Asimismo, “contribuimos a la articulación y fortalecimiento del sistema regional de innovación, con la implicación de la Administración regional, las empresas y el sistema público de I+D”.
 
Para el consejero José Ballesta, “este acuerdo con el Centro de la Conserva es un nuevo ejemplo del apoyo que presta la Administración regional a un sector que invierte en I+D+i, desarrollando proyectos punteros en sus respectivos campos, y contribuyendo a la formación de investigadores murcianos en proyectos de aplicación directa al desarrollo económico y empresarial de la Región”.
 
En palabras del titular de Universidades, Empresa e Investigación, “la industria agroalimentaria es uno de los sectores con más peso en la economía regional”. En esta línea el objetivo del Gobierno regional es “reforzar el sector a través de iniciativas que fomenten la innovación, la investigación y la competitividad en este campo”.
Colaboración Fundación Séneca y Centro Tecnológico de la Conserva.

La Fundación Séneca y el Centro Tecnológico Nacional de la Conserva mantienen una colaboración activa dentro del Programa de Talento Investigador, que se desarrolla a través de dos vías orientadas a la formación de investigadores en el sector agroalimentario. Por un lado, existe un convenio marco, suscrito en septiembre de 2011, para la formación de jóvenes investigadores y tecnólogos asociado a Proyectos de I+D+i en líneas estratégicas del CTNC, que financia el centro. Por otro lado, el Gobierno regional también financia a jóvenes investigadores y tecnólogos en proyectos de investigación y desarrollo que implican una transferencia de resultados a los centros tecnológicos y a las empresas.

Ambas acciones se desarrollan simultáneamente, por lo que tras la firma del acuerdo de hoy son nueve los jóvenes investigadores y tecnólogos que se forman en otros tantos proyectos de investigación agroalimentaria en el Centro de la Conserva.

De forma específica, el acuerdo firmado supone incrementar la dotación económica destinada al convenio marco suscrito entre la Fundación Séneca y el Centro Tecnológico de la Conserva, que permite formar a jóvenes investigadores y tecnólogos en materia de investigación, desarrollo y transferencia tecnológica en el sector agroalimentario, para ello el CTNC aportará 29.400 euros.

Estos dos proyectos se suman a otros cuatro que ambas instituciones mantienen actualmente en vigor en el marco del convenio. Asimismo, desde la firma del mismo, en septiembre de 2011, se han invertido cerca de 123.000 euros en diferentes proyectos de investigación relacionados con el sector agroalimentario.