#¿NOMBRE?

Nuevos servicios como la televisión en ultra  alta definición o la videoconferencia necesitan un acceso mucho más rápido a  Internet que el que está disponible en Europa actualmente. Para competir con líderes mundiales como Corea del Sur y Japón, Europa necesita disponer de una conexión de 30 Mbit/s para todos sus ciudadanos y que, al menos, el 50 % de las casas europeas con conexión a Internet tengan más de 100 Mbit/s en el 2020. Esta meta, incluída dentro de la Agenda Digital para Europa que promueve la Comisión Europea, es, sin duda alguna, muy ambiciosa y requeriráde mejoras en las comunicaciones de banda ancha satelitales y terrestres en los territorios de toda Europa.
Este aumento de banda ancha no sólo permitiría mejorar considerablemente los servicios anteriormente citados, sino que constituiría un salto generacional en las comunicaciones y permitiría una cobertura mucho mayor en zonas de difícil acceso, como  las rurales. Las características geográficas y la dispersión poblacional propias de Galicia hacen de nuestra Comunidad el campo de pruebas perfecto para los ensayos de la futura banda ancha europea.
Con este objetivo acaba del arrancar el proyecto BATS (Broadband Access via Integrated Terrestrial & Satellite Systems), financiado por el 7º Programa Marco de la Unión Europea y de cuyo consorcio forma parte el Centro Fedit Gradiant. Este consorcio europeo mantuvo su primera reunión de trabajo hace una semana en Londres.
Además del Centro Tecnolóxico de Telecomunicacións de Galicia, también forman parte de este consorcio prestigiosas entidades europeas del sector espacial   como Avanti Communications, el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), Thales Alenia Space o el Instituto Fraunhofer. Entre los quince socios se encuentra también el operador gallego R, que junto con Gradiant tendrá un papel importante en las pruebas de campo del proyecto, a realizar en Galicia además de Alemania.
El proyecto se centra en la integración de servicios de banda ancha terrestres y por satélite para que la experiencia de usuario pueda ser mucho mejor que la que se consigue en la actualidad, especialmente en aquellas zonas con difícil cobertura.
Gradiant, siguiendo con su apuesta en este sector, trabajará en la definición del sistema, las pruebas de campo y en los satélites de nueva generación.