– La desinversión pública en Centros Tecnológicos planteará problemas para mantener la balanza comercial española en la senda de recuperación iniciada en 2012, ya que sirven de instrumento para que la inversión permee en las empresas españolas. – La contratación privada de proyectos de I+D+I a los Centros Tecnológicos es un barómetro que permite medir los procesos de modernización y mejora de la productividad y competitividad de las empresas fundamentalmente en el sector industrial.

Los resultados de los Centros Tecnológicos Fedit, extraídos del Informe Anual 2011 de la Federación Española de Centros Tecnológicos, reflejan que el ajuste que se lleva produciendo desde 2008 en el mercado de la I+D y, fundamentalmente en investigación aplicada, desarrollo experimental e innovación, ha afectado fundamentalmente a la inversión del sector público. De hecho, los ingresos de los Centros procedentes del mercado crecieron un 8%, como consecuencia de un incremento del 3% de su contratación privada y de proyectos y servicios y a un aumento del 137% procedente de ingresos por explotación de sus resultados de investigación, mientras que los apoyos públicos, por el contrario, se han visto reducidos en la misma proporción, un 8% (descenso producido tanto en volumen de contratación píublica como en volumen de ingresos por programas competitivos estatales y autonómicos de apoyo a la I+D+I). Las cifras demuestran que el ajuste se ha producido por igual en la inversión pública autonómica y estatal. Este descenso no ha sido más acusado gracias a los programas internacionales en los que se centraron los Centros Tecnológicos para mantener la inversión pública y que crecieron un 38%.
Consecuencias descenso inversión pública.- Como viene alertando Fedit en los últimos años, este descenso de la inversión pública en Centros Tecnológicos afectará previsiblemente a su capacidad de transferencia de resultados a las empresas y, por lo tanto, a su sostenibilidad en el corto plazo. Los Centros Tecnológicos actúan como conexión entre la inversión pública y las empresas españolas, principalmente con las pequeñas y medianas empresas que, por su dimensión, tienen dificultades para abordar costosas inversiones de I+D. Los Centros Tecnológicos les permiten abordar innovaciones tecnológicas que sin la inversión previa no podrían llevar a cabo.
Los resultados de este proceso inversor no son inmediatos. Gracias a ello, los Centros Tecnológicos han podido mantener en 2011 las cifras de contratación privada de I+D, pero las reducciones de las inversiones públicas de los últimos años comenzarán a notarse en un corto plazo. Y una vez que estas consecuencias sean palpables, costará volver a las cifras que se manejan en la actualidad.
La contratación privada de proyectos de I+D+I a los Centros Tecnológicos es un barómetro que permite medir en qué medida las empresas españolas, fundamentalmente en el sector industrial, están abordando procesos de modernización mejorando su productividad y competitividad. La balanza comercial española ha mejorado durante el año 2012, sin embargo, la mejora se ha producido por la sustitución de un mercado doméstico por uno internacional de productos existentes. El mantenimiento del saldo positivo de la balanza comercial necesitará un continuo esfuerzo por parte de las empresas españolas, pero la desinversión en Centros Tecnológicos planteará previsiblemente problemas en el corto y medio plazo para mantener esta balanza comercial en la senda de recuperación iniciada en 2012.
En este contexto de preparación para el crecimiento económico, Fedit viene reclamando una profunda reforma de nuestras políticas de ciencia y tecnología, enfocando las mismas hacia la generación de ventajas competitivas de las empresas de manera que su obligada internacionalización por la caída de la demanda interior se pueda mantener y reforzar cuando se den las circunstancias que permitan el crecimiento económico en nuestro país.
* Puede consultar el informe completoaquí.