– En el marco del proyecto europeo WIISEL liderado por CETEMMSA y en el que participan 8 empresas de 6 países.

Las caídas son un problema de salud importante para los adultos mayores, tanto por sus efectos inmediatos: fracturas y lesiones en la cabeza; como por  problemas a largo plazo: discapacidad, inseguridad  y  pérdida de independencia.
Para disminuir la incidencia de caídas en la población anciana se ha creado el proyecto europeo WIISEL (Wireless Insole for Independent and Safe Elderly Living). Liderado por el centro tecnológico CETEMMSA, de la red de centros TECNIO, tiene un presupuesto de 3,9 millones de euros, una duración de tres años y en él participan ocho empresas de seis países.
El objetivo de WIISEL es desarrollar una plantilla para personas mayores que, colocada en el zapato, monitorice la manera de andar. Con los datos obtenidos se podrá realizar una labor preventiva y así disminuir el riesgo de caídas.  Por otra parte, el sistema aportará seguridad al anciano afectando directamente su calidad de vida.
Gracias a un sistema wireless (sin hilos) y chips integrados en la plantilla, los datos captados por el movimiento del pié se envían a un dispositivo móvil o a un ordenador, para que el médico, el cuidador o el enfermero, pueda seguir la evolución del paciente, saber si sigue correctamente la rehabilitación o si vuelve a tener malos hábitos que aumenten el riesgo de caída y, si ésta ocurre, se envía una alerta inmediata al cuidador responsable.
Novedoso campo de investigación.
Con el proyecto WIISEL,  Europa inicia un campo de investigación que mejorará la competitividad de la industria europea y fortalecerá su potencial para convertirse en un líder mundial en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) relacionadas con el concepto de “envejecimiento saludable”, incluyendo el desarrollo de estándares de interoperabilidad global en el sector.
Además de CETEMMSA, líder del proyecto, participan en WIISEL, las entidades National University of Ireland, Galway (Irlanda), Spring Techno (Alemania), The Tel Aviv Sourasky Medical Center (Israel), Universitat Autònoma de Barcelona (España), INRCA (Italia), IMEGO (Suecia), CAIAC (España) y GEISA (España).
La primera reunión de los socios del proyecto tuvo lugar en CETEMMSA el 7 de noviembre.
Hacia sistemas sociales y de salud más sostenibles
Según datos de la Unión Europea, en  el año 2050  el número de personas en Europa de más de 65 años se espera que crezca un 70% y el de 80 años un 170%. Es un hecho que el envejecimiento de la población es un reto para los sistemas sociales y de salud europeos.
Un sistema como WIISEL, que de una manera discreta y no-intrusiva permitirá analizar el movimiento, la postura y la actividad de la población de edad avanzada mediante la extracción de una información directa y continua de la presión de los pies, es sin lugar a dudas de suma importancia. Esto ayudará a disminuir la incidencia de caídas en los ancianos, que puede retrasar considerablemente la institucionalización, lo que permite a los mayores vivir más independientemente en su hogar, reduciendo la provisión de cuidados, costes ambulatorios y clínicas.