El Instituto Tecnológico AIDO, junto con las empresas SICE, SOCELEC, ARCOS Ingenieros, CITEAN y el Gobierno de Navarra están trabajando en el proyecto ADILUX, que permitirá desarrollar un sistema de iluminación adaptativo en los entornos interurbanos y reducirá entre 450.000 a 690.000 toneladas de emisiones de CO2 al año.

La actual escasez de los recursos energéticos y la incidencia que tiene el uso de la energía sobre el medio ambiente hace que tanto las administraciones como la sociedad se planteen políticas energéticas orientadas a aprovechar mejor los diferentes recursos y especialmente a racionalizar su uso.
Con el objetivo de dar un paso adelante en el ámbito de la gestión del consumo energético del alumbrado público de nuestras ciudades nace el proyecto ADILUX. Una iniciativa que desarrollará un sistema de alumbrado adaptativo, es decir que se acopla a las condiciones del entorno en el que se encuentra.
Este desarrollo, integrará sistemas de gestión de tráfico interurbano y meteorológico con la red de alumbrado público con el objetivo de reducir el consumo eléctrico manteniendo las condiciones de seguridad vial.
 
El sistema está basado en un control inteligente que tiene en cuenta la situación del tráfico, la velocidad a la que circulan los vehículos, las condiciones de visibilidad y los horarios sí como las condiciones meteorológicas que afectan a la visibilidad como son la niebla, la lluvia o la nieve.
 
Para conseguir estos objetivos se aplicará la sensórica como fuente de información que permita extraer datos del exterior. Con toda la información extraída el sistema permitirá adaptar o regular las condiciones de iluminación al entorno de la vía en todo momento y optimizar así el gasto energético sin comprometer la seguridad de conductores y transeúntes.
 
Entre los objetivos de Adilux está reducir entre unas 450.000 y unas 690.000 toneladas de emisiones de CO2 al año. Así mismo, se limitaría el resplandor luminoso nocturno, también llamado contaminación luminosa, mejorando así la apariencia del cielo y reduciendo también  la luz intrusa o molesta.
El primer prototipo de Adilux estará disponible a finales de 2012. AIDO contribuye a este desarrollo como referente tecnológico en iluminación convencional y LED, asesorando sobre los sensores fotométricos disponibles y desarrollando el algoritmo de cálculo que regulará la intensidad lumínica en función de las condiciones del entorno.
 
El proyecto, nace de la colaboración entre el Instituto Tecnológico AIDO, las empresas SICE, SOCELEC, ARCOS Ingenieros, CITEAN y el Gobierno de Navarra y ha sido financiado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y Avanza Competitividad I+D+I 2010.