– Fotolab es una iniciativa impulsada por un grupo de empresas del sector solar en colaboración con los centros tecnológicos AIN y Tekniker – El proyecto promueve el estudio y desarrollo de nuevos componentes y sistemas para aumentar la rentabilidad de las instalaciones y su competitividad frente a otras fuentes de energía – El objetivo es que España se convierta en una potencial mundial en el desarrollo de energías renovables y cumpla con los objetivos de la Unión Europea para el 2020

Aumentar la eficiencia energética de las instalaciones fotovoltaicas y su competividad frente a otras fuentes de energía es el objetivo principal del Proyecto Fotolab, una iniciativa impulsada por empresas del sector solar en colaboración con los centros tecnológicos AIN y Tekniker. El proyecto pretende aprovechar la privilegiada situación geográfica de España para que se convierta en una potencia mundial en el desarrollo de las energías renovables.
El proyecto Fotolab, que se inició en 2009 y finalizará en 2012, nació de la mano de la de la empresa navarra Montelectu y de las albaceteñas Immodo Solar e Immodo Rentasol con el objetivo de aumentar la eficiencia energética tanto de las huertas solares e instalaciones en cubierta como de los sistemas autónomos mediante el desarrollo de los componentes individuales y el estudio de la instalación en su conjunto. Además,  la ejecución de este proyecto permitirá buscar nuevas aplicaciones de la tecnología fotovoltaica en otros campos como el de la iluminación autónoma, el mobiliario urbano  y las instalaciones de regadío autónomas.
Para el desarrollo del proyecto se han creado dos centros de experimentación donde estudiar el efecto de las distintas variables que afectan al funcionamiento de las instalaciones fotovoltaicas. Un centro está ubicado en Navarra y el otro en Albacete. El hecho de que se hayan empleado dos centros de experimentación se debe a que estos lugares tienen unas condiciones de radiación solar muy diferentes, lo que permitirá contrastar los resultados obtenidos en ambos centros en función de la climatología propia de cada zona.
En todas estas instalaciones se están llevando a cabo estudios de eficiencia en función de distintas variables como: la tecnología de fabricación de las células solares, frecuencia y modo de limpieza de los paneles solares, sombreado entre filas de paneles, climatología, sistema de accionamiento del seguimiento solar, tecnología de funcionamiento del inversor, sistemas de refrigeración de módulos, distintas tecnologías de reguladores y baterías.

Desarrollos paralelos
Además de los estudios que se están realizando en los centros de experimentación, el Centro de Ingeniería de Superficies de AIN está volcado en el estudio y desarrollo distintos materiales y recubrimientos de las estructuras soporte y del módulo, con el fin de aumentar la resistencia a la corrosión de las propiedades mecánicas y disminuir las temperaturas de trabajo de las células solares.También está implicado en este proyecto el Centro de Medida, Control y Comunicaciones de AIN que investiga un sistema de comunicaciones inalámbrico para la monitorización de las instalaciones. Inicialmente se ha desarrollado e instalado un sistema para el centro de experimentación de Tudela, y en los próximos años se ampliará el sistema inalámbrico para el control de una huerta solar. Por su parte, el centro tecnológico Tekniker está desarrollando un sistema automático para la adquisición de datos de producción energética de las instalaciones, que no sólo sirve para recoger información sino que además es capaz de emitir órdenes a las localizaciones pertinentes, lo cual facilita enormemente las labores de mantenimiento predictivo y correctivo.