– El instituto ha clausurado el IV Seminario Internacional sobre Bioplásticos que ha mostrado las últimas innovaciones en plástico sostenible – El director general de Innovación, Bruno Borseta, inauguró el Seminario y visitó la sala de exposiciones de productos elaborados con biomateriales

El Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS) ha clausurado  la IV Edición del Seminario Internacional sobre Biopolímeros y Composites Sostenibles, en el que se han analizado en profundidad las ventajas de los nuevos bioplásticos aplicados a la industria, y los beneficios medioambientales que aportan a la sociedad.
Este evento ha convertido a Valencia en la capital de los bioplásticos durante los días 7 y 8 de marzo, ya que se ha contado con un área de exposición donde se han mostrado las últimas innovaciones de los últimos tres años a nivel internacional de productos elaborados a partir de nuevos biomateriales. Además, se han impartido un total de 24 ponencias  a cargo de los principales expertos a nivel internacional en la materia.
El director general de Innovación, Bruno Broseta, inauguró el Seminario y visitó el área de exposición de productos elaborados con biomateriales.
Bioproductos innovadores
Uno de los productos novedosos que se han mostrado en el área de exposición, ha sido el primer coche de carreras de F3, “WorldFirst”, fabricado con materiales de fuentes renovables como zanahoria, soja, patatas y yute, entre otros, que sustituyen a la fibra de carbono.
AIMPLAS ha participado en el desarrollo y fabricación del difusor anterior del monoplaza de F3, empleando resinas de aceite de soja como matriz y tejidos de yute como refuerzo.
Otro producto que ha podido observarse es una nueva estación de recarga para vehículos eléctricos elaborada con biomateriales, en la que AIMPLAS ha participado. Este prototipo se ha desarrollado en colaboración con la empresa CPD, S.L..
El papel de AIMPLAS se ha centrado en la obtención de la carcasa que protege el sistema electrónico, a  partir de fibra de yute. Esta tarea se ha realizado dentro del proyecto BIOCAR, subvencionado por la Conselleria de Industria, Comercio e Innovación de la Comunidad Valenciana.
Otro de los proyectos presentado durante las ponencias del Seminario ha sido un innovador envase para comidas precocinadas, diseñado por AIMPLAS en el proyecto COBAPACK. Por una parte, el proyecto está desarrollando una nueva tecnología que puede revolucionar el proceso de fabricación de los envases porque se reducen a la mitad los procesos necesarios para fabricarlos. Esto supone un ahorro de costes de hasta un 14% para la empresa fabricante.
Otra ventaja de este envase es que una parte está elaborada con material procedente del trigo, y la otra parte, es más fácil de reciclar que en los envases actuales, por lo que también ofrece un beneficio medioambiental. 
Este nuevo envase mantendrá las mismas características del envase plástico que se está utilizando actualmente para envasar pollo, pero añadirá la biodegradabilidad, lo que lo convertirá en un material pionero, además de muy cómodo de usar por el usuario porque lo podrá tirar a la basura y además, no será contaminante.
AIMPLAS, a través del proyecto ECOALIM, también ha mostrado un envase de plástico biodegradable y pionero para envasar pollo. La gran ventaja del nuevo envase es que podrá tirarse a la basura orgánica, lo que será muy cómodo para el consumidor y beneficioso para el medio ambiente.
Otros productos
Además, el área de muestras del Seminario mostrará otros productos como los sobres biodegradables que ya ha comenzado a usar la empresa de mensajería urgente MRW. Se trata de sobres que sustituyen a los tradicionales sobres de polietileno por otros biodegradables, que pueden depositarse directamente en el contenedor de basura orgánica.
En el área de muestras, también se han visto pañales elaborados en un 80% con materiales biodegradables (Naturaé nappy de Novamont), aunque el compromiso del fabricante, es llegar al 90% y eliminar todos los elementos químicos de los pañales.
Otro producto novedoso es el eco-teclado de la firma Fujitsu. Se trata de un teclado de ordenador respetuoso con el medio ambiente porque en un 45% está elaborado con componentes hechos a partir de recursos renovables.
También hemos tenido la oportunidad de probar los bolígrafos de Paper Mate elaborados a partir de un bioplástico hecho con cereal o maíz. Este material cuenta con la ventaja de que se biodegrada en compuestos caseros, en tierra o en entornos marinos.