– El Centro Tecnológico AIDO y la empresa AGFRA han desarrollado un innovador sistema de inspección en 3D para detectar defectos de piezas de automóviles en la cadena de producción, verificando hasta un 100% de las piezas fabricadas

Fabricar un coche que aporte el máximo de calidad en cada una de sus piezas y, a la vez, que tenga un precio atractivo para el usuario, es todo un reto. Por eso, la industria automovilística necesita contar con tecnologías que aplicadas a sus procesos de producción sean capaces de aumentar el valor añadido de los vehículos y disminuir los costes. El mercado exige satisfacer al conductor con coches cuyos componentes sean cada vez más perfectos y, para lograr este objetivo, es fundamental detectar con la máxima precisión cualquier defecto que pudiera existir en las piezas que configuran un vehículo.
El Centro Tecnológico AIDO y la empresa AGFRA han desarrollado WLIP (White Light Inspection Project), un sistema revolucionario que permite realizar un control tridimensional para detectar defectos de las piezas de automóviles en la cadena de producción, consiguiendo hasta un 100% de precisión en la inspección de las piezas fabricadas.
Esta tecnología está basada en la digitalización 3D por luz blanca estructurada, que  permite la captura masiva de puntos en la pieza (hasta 2.000.000 de puntos por toma) en tiempos muy reducidos (0,3 segundos). Así se obtiene un modelo global de las zonas a inspeccionar capaz de generar información tridimensional comparable con los modelos CAD de fabricación.
Como resultado, el proceso de inspección se acelera y simplifica, aumentando el valor añadido de las piezas producidas, abaratando costes y mejorando la calidad del producto final. Además, esta herramienta pionera consigue incrementar notablemente la productividad al tratarse de un sistema automático que actúa en tiempo real, ininterrumpidamente, durante las 24 horas del día.