– Leitat participa en este proyecto, que tiene como objetivo desarrollar tecnologías para generar textiles técnicos innovadores y ecológicos elaborados a partir de fibras naturales de cáñamo.

Leitat participa, junto a otros cinco centros del Sur Oeste Europeo (SUDOE) en el proyecto FIBNATEX, que tiene como objetivo desarrollar tecnologías para generar textiles técnicos innovadores y ecológicos elaborados a partir de fibras naturales de cáñamo, más respetuosos con el medioambiente que los textiles convencionales realizados a partir de fibras sintéticas. Como resultado final la iniciativa permitirá una transferencia industrial de los nuevos conocimientos y competencias creados hacia el sector textil-confección así como en otras industrias afines.
FIBNATEX está coordinado por CITEVE (Centro Tecnológico das Industrias Textiles e do vestuario de Portugal) y cuenta con la participación de instituciones de Portugal (CITIVE y IPN), España (Leitat y ASINTEC) y Francia (ICAM y GIH). El interés por poner en marcha esta iniciativa común entre seis entidades europeas deriva de una extrema especialización en el sector textil-confección de cada uno de los organismos participantes, de sus dificultades para llevar a cabo sus desarrollos de forma independiente, de su complementariedad en aspectos tecnológicos y del conocimiento, y de los medios técnicos disponibles de cada uno de los socios. Por ese motivo, cada etapa del proyecto y cada actividad serán desarrolladas de forma transnacional a fin de permitir la excelencia científica e innovadora en todo momento. 
Los resultados del proyecto asegurarán la permanencia de una red de centros con competencias tecnológicas en el sector textil-confección en la región del sudoeste de Europa al servicio de las empresas de este ámbito.  De hecho, la producción y explotación del cáñamo, muy extendida en Francia, permitirá favorecer el mantenimiento, o incluso el crecimiento, del nivel de empleo en las áreas rurales de la zona SUDOE. Asimismo, la innovación que se llevará a cabo contribuirá a conservar, y puede que aumentar, el nivel de empleo actual en el sector del textil de la región. Además de conllevar un incremento del nivel tecnológico y la competitividad del sector, los resultados obtenidos posibilitarán a las industrias implicadas desarrollar un futuro mercado centrado en la fibra de cáñamo, la creación de nuevos empleos  e, incluso, la formación de nuevas empresas.
Cabe señalar que la implicación y participación de las empresas especializadas del sector es primordial para alcanzar los objetivos. Por ese motivo, las compañías que se sumen a la iniciativa podrán beneficiarse de los  resultados científicos obtenidos y contarán, además, con el apoyo de los centros regionales durante la fase de la transferencia tecnológica.