– Tekniker-IK4 y CIE Automotive llevan colaborando 15 años con desarrollos tecnológicos avanzados para mejorar las prestaciones de los motores y reducir la emisión de gases contaminantes. – Han realizado proyectos para que fabricantes como Renault, Fiat, Nissan o Volkswagen se adapten mejor a la cada vez más restrictiva normativa europea sobre emisiones.

La normativa europea sobre emisiones es cada vez más exigente, y los principales fabricantes de automóviles a nivel internacional han tenido que adaptarse de forma rápida incorporando avances a sus vehículos para lograr motores cada vez más limpios y menos contaminantes. Esto exige el desarrollo de proyectos tecnológicos avanzados para mejorar su rendimiento y reducir su contaminación.
Es en esta tarea donde la colaboración entre el centro tecnológico Tekniker-IK4 y el grupo industrial CIE Automotive, a través de su filial de componentes de motor Tarabusi, ha desempeñado un papel de primer nivel. Ambas entidades vascas llevan 15 años realizando proyectos conjuntos para clientes clave en el sector de la energía y el transporte como Renault, Fiat, Nissan, Volkswagen, Abamotor Energía, Guascor, Deutz, etc.
Tekniker-IK4 y CIE Automotive se han posicionado así como líderes en el mercado de componentes del motor, ya que sus desarrollos han conseguido que los principales fabricantes reduzcan las emisiones de los componentes de sus motores, aminoren a su vez el impacto medioambiental de los propios procesos de fabricación de los motores (sustitución del cromo por otros materiales), así como la adaptación de los motores al uso de lubricantes y fueles no convencionales más ecológicos, e introduciendo las tecnologías más avanzadas en materiales y recubrimientos de componentes de motor.
Estos desarrollos han contribuido a aumentar la vida útil de los motores, reducir su consumo de aceite o los costes de mantenimiento, y sobre todo contribuir a reducir las emisiones de gases efecto invernadero, ayudando así a los principales fabricantes de automóviles a cumplir las regulaciones europeas en la materia.
La Unión Europea regula de manera cada vez más restrictiva las emisiones de gases de combustión de los vehículos nuevos vendidos en los Estados miembros, y establece límites para emisiones de óxido de nitrógeno, hidrocarburo, monóxido de carbono y partículas, todos ellos considerados responsables de la generación de efecto invernadero y el calentamiento global.
La última norma aprobada sobre la materia, la denominada Euro VI, establece para los turismos un límite de emisiones más estricto para las emisiones de varias partículas contaminantes y los óxidos de nitrógeno NOx de los vehículos. Por ejemplo, el tope para los NOx será de 400 mg/kWh, un 80% menos que en el Euro V; y el límite para la partículas será de 10 mg/kWh, lo que supone una reducción del 66% con respecto al Euro V. Por su parte, los nuevos motores necesitan trabajar a presiones de unos 70kW/l, unas condiciones sensiblemente más restrictivas que las anteriores, lo cual obliga a los fabricantes a adaptar con gran rapidez sus procesos de fabricación de motores y componentes.
Es en esta tarea donde se hace indispensable lograr componentes con menor fricción y desgaste para reducir su consumo, lo que se consigue, entre otros desarrollos, a través de la fabricación de pistones, segmentos, camisas y otros componentes tecnológicamente más avanzados, así como a través de un mejor diseño de los motores y una mejor lubricación. 
La colaboración entre Tekniker-IK4 y CIE Automotive, a través de su filial Tarabusi, se remonta a 1995, cuando ambas entidades iniciaron un servicio tecnológico conjunto para desarrollar un innovador pistón para motores para la marca Nissan. A partir de este trabajo surgieron en los años siguientes numerosos proyectos conjuntos, como AUMORE, para aumentar la vida de los componentes de motor lubricados, o un nuevo pistón de grafito para Repsol y Renault como alternativa de bajo peso para reducir emisiones.
La colaboración fructificó a partir del año 2000 en varios proyectos financiados por la Unión Europea, para desarrollar, entre otros avances, nuevos recubrimientos con nanopartículas, nuevos pistones de magnesio para mejorar sus propiedades frente al desgaste o nuevos biolubricantes para reducir las emisiones.
Actualmente, Tekniker-IK4 y Tarabusi están colaborando con ayuda de las Instituciones con las empresas Guascor Power, Abamotor Energía y Krafft en el desarrollo de nuevos recubrimientos y nuevos lubricantes para adaptar los motores al uso de fueles alternativos.
Todo ello para dotar a la industria de la automoción de los últimos avances tecnológicos y contribuir a cumplir la normativa europea y, en definitiva, reducir el impacto ambiental de los automóviles.