La empresa VerSport, en colaboración con AIDO, ha estudiado la resistencia que tienen las gafas deportivas a los golpes de las pelotas de tenis, baloncesto y fútbol. Los resultados del estudio permitirán a VerSport garantizar la seguridad de las gafas deportivas que comercializan.

Practicar deporte es un hábito saludable y cada vez son más las personas que lo incorporan a su estilo de vida. Aunque estamos acostumbrados a utilizar ropa y calzado específico dependiendo de la actividad deportiva a realizar, es fundamental proteger las áreas más vulnerables del cuerpo.
 
Por eso, es frecuente el uso de cascos, muñequeras, rodilleras, etc. Sin embargo, una de las zonas que mayor seguridad  requieren son los ojos.
 
Las gafas deportivas, además de solucionar los problemas visuales, son un complemento indispensable para evitar los accidentes oculares. Por ese motivo,  VerSport, junto al Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen (AIDO), ha comprobado la resistencia que tienen a los impactos algunas de las gafas deportivas que la empresa comercializa y así garantizar su seguridad.
 
Concretamente, se ha medido la resistencia a los golpes ocasionados por pelotas de fútbol, baloncesto y tenis, mediante pruebas específicas. Tras los ensayos, se ha evaluado si hay alguna rotura del ocular, de la montura, si se ha desprendido la lente o si alguno de sus componentes se han separado. También se han llevado a cabo testeos para determinar la resistencia al empañamiento.
 
Para comprobar los efectos de los golpes en las gafas producidos por las pelotas de tenis, AIDO ha contado con la colaboración de Valencia Tennis Academy para hacer las pruebas con su máquina “lanzabolas” en las instalaciones del Club Español de Tenis.
 
Las gafas deportivas tienen que ser, además de ligeras y cómodas, muy resistentes. Hay que tener en cuenta que no se trata de un complemento deportivo cualquiera, sino que deben solucionar los problemas ópticos sin afectar el rendimiento del deportista. Además, los distintos componentes de la gafa tienen que soportar el impacto de una pelota, evitando que se produzca alguna lesión.
Existen algunos tenistas que tienen problemas de visión y deben llevar gafas para protegerse. Yaroslava Shvedova o Janko Tipsarevic, son dos de los jugadores más famosos que utilizan gafas en todos sus partidos. Además, uno de los pioneros en emplear gafas de última generación a finales de los noventa, fue el futbolista holandés Edgar Davids, que padecía glaucoma.