Ha sido una de las ediciones más concurridas del Better Process Control School (BCPS) que viene organizando este Centro Tecnológico para exportar a EEUU.

Durante 4 intensas jornadas, del 14 al 17 de octubre, CNTA ha acogido en sus instalaciones de San Adrián (Navarra) una nueva edición del Better Process Control School que este año ha contado con la asistencia de más 50 personas pertenecientes a 35 firmas agroalimentarias procedentes de Comunidades como Aragón, Andalucía, Cataluña, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, La Rioja, Navarra y País Vasco. 

El curso quedó inaugurado con la bienvenida del Presidente del Centro, José Mª Ayensa Ambrosi, quien resaltó la importancia de la exportación y por añadidura de la acreditación que aporta el BPCS en estos momentos de crisis económica; y del Concejal de Agricultura de San Adrián, Miguel Ángel Sola quien felicitó a los asistentes por elegir a CNTA para esta formación.

El BPCS es con un programa intensivo sobre tecnología y procesado de alimentos con ponencias presenciales y sesiones prácticas en las cuales se desarrollan todos y cada uno de los requisitos que establece la FDA para la exportación de productos alimenticios. De acuerdo a la regulación americana que busca prevenir problemas de salud pública en la comercialización de conservas de baja acidez y acidificadas, las empresas que desean exportar a EEUU este tipo de productos tienen la obligación de contar con técnicos que hayan cursado el BPCS. 

Una de las novedades de esta edición de BPCS para CNTA, que hasta ahora contaba con una extensa experiencia en su organización, ha sido la consecución de la autorización oficial de la FDA para impartir oficialmente las materias del curso con personal técnico propio. Se trata de un hito para CNTA, como resaltó Ayensa en su bienvenida, que después de 13 años y más de 600 expedientes tramitados ante la FDA para empresas y productos alimentarios dirigidos a Estados Unidos, logra con esta autorización afianzar su posición como autoridad de procesos ante el organismo de control sanitario norteamericano.

LAS EMPRESAS AGROALIMENTARIAS AFRONTAN LA EXPORTACIÓN A EEUU ENTRE LA EXPECTACIÓN Y LA CONFIRMACIÓN DE UNA TENDENCIA EN CRECIMIENTO
Tendencia en crecimiento, pilar importante para las empresas, mercados que aumentan demandas,- especialmente para segmentos como la aceituna-, son conceptos que durante 4 días se han oído por los pasillos de CNTA y que resumen las opiniones de las empresas que han participado en la edición 2013 del BPCS.
Algunas de las empresas que en esta edición han participando dando su apoyo a la edición 2013: Ferlo, Automatismos Teinco, Marrodán,  Crown Embalajes España, Revista Alimentaria, Grupo Ezquerra y Betelgeux confirman con su experiencia la importancia de la exportación a
EEUU para la industria agroalimentaria y creen firmemente en la relevancia a nivel empresarial que confiere el estar presentes en operaciones comerciales en EEUU, además de la transmisión de valores empresariales como el  compromiso de innovación constante y la fuerza de marca que transmite el estar inmerso en procesos de exportación.
La empresa Marrodan, que se ocupa de validar procesos de fabricación para la FDA, ve como las compañías consideran el mercado americano con una importante oportunidad de negocio. Un negocio obligatorio para los clientes de Crown, proveedora de envases de conserva en hojalata y aluminio y lider mundial  en su campo, que según representantes de la empresa “destacan por sus exportaciones a EEUU”.

Para Ferlo, el mayor exportador a nivel europeo de equipos a presión a EEUU y que cuenta con el 92% de su producción destinada a la exportación, el hecho de estar presente en mercados extranjeros es para sus clientes es una referencia de calidad de sus productos, si bien puntualizan lo complicado que supone cumplir con las exigencias que se le exigen para exportar. Un aspecto también destacado por Automatismos Teinco que ve diariamente como las empresas que se quieren introducir en la exportación se encuentran con dificultades administrativas y justificativas referentes al proceso térmico y/o de producto.

Precisamente con el objetivo de salvar esas dificultades y con el de contar con el conocimiento necesario para embarcarse en procesos de exportación, se encuentran dos empresas que han participado en el BPCS 2013. Para Segundo Cañizares, encargado de producción de GRANOVITA, empresa castellonense centrada en alimentación saludable, el reto a corto plazo es el intentarlo. Su empresa ha puesto el foco en EEUU porque allí hay una gran colonia hispana donde quieren acercar su producto siguiendo las indicaciones de contactos locales con los que han establecido relaciones.

Para Pilar Orellana, de Orellana Perdiz, complejo empresarial hotelero y gastronómico jienense, el BPCS es una preparación obligatoria de formación y conocimiento de requisitos para cuando tomen la decisión firme de salir al mercado norteamericano donde se plantean una doble estrategia tanto de empuje como de atracción a su oferta comercial. 

La edición 2013 del BPCS también ha contado con un firme apoyo institucional: Gobierno de Navarra, a través de su Plan de Internacionalización y el Ayuntamiento de San Adrián.