Por: Toya Bernad
Jefa del Área de Servicios de NASERTIC (Navarra de Servicios y Tecnología)

La publicidad convencional ha pasado a la historia. Internet, como dice el magnate de los “ mass media”Rupert Murdoch,  ha sido el cambio más fundamental en cientos de años”. Todo se acelera, los formatos cambian, las herramientas se multiplican, los presupuestos multimillonarios de antaño  están a cero…Llega la imaginación, la ilusión, la pasión, el “touché”. Y para eso, no hace falta dinero, hace falta talento, creatividad, innovación y ganas de hacer las cosas de forma diferente…
El consumidor ya no es lo que era, un mero contenedor en un sillón al que se alimentaba sin mayores esfuerzos… ahora queremos, deseamos, nos informamos, estamos conectados, sabemos, nos interesamos y las marcas y las agencias nos tienen en cuenta, nos preguntan, nos escuchan, nos hacen caso… Decimos: “ sorpréndeme, ilusióname y compraré”….El “YO” mueve millones de pasiones con bajos presupuestos, porque YO te puedo hacer tu trabajo “marca” vendiéndote, recomendándote, viralizandote.
En estas semanas, me ha llamado la atención el último anuncio de Mc Donalds en el que no se ve una hamburgesa y sí café: cuenta la historia de Daniel, el chico que trabaja en el establecimiento, que siempre está ahí cuando Inés se pasa los días y los meses tomando café y escribiendo su libro. Un día, él se entera de que se lo ha dedicado… pero ni una sola hamburgesa… ¿Qué me vende Mc Donalds?… Una historia, una emoción, un todos podemos ser Daniel o Inés…
Lo mejor, a la semana más menos de este anuncio, vi también el de Burger King y Saimaza : curioso, ni una sola hamburgesa, más café y café con otra historia: Luis el “chincheta” y Mario, su compañero de colegio que se encuentran…..
¿Y quién iba a pensar hace apenas unos años que una marca como Audi se fijaría en un hastag de un usuario en twitter y fuera a articular su última campaña en Estados Unidos tirando de esa idea? Joanne McCoy envió en 2011 el tweet  #WantAnR8 a Audi América. Quería probar la sensación de conducir el nuevo modelo. Audi reaccionó poniendo a su disposición por un día el vehículo. Además puso en marcha una campaña en Twitter con un concurso para conducir un Audi R8. Los fans de la marca utilizaron el hashtag 75.000 veces (se podría traducir en dinero que no ha invertido Audi en publicidad convencional). Twitter + una campaña de televisión =  ocho afortunados conducirán el R8 en un circuito en California o donde vivan. Lógicamente, Audi nos los contará con todo lujo de detalles. El anuncio, lógicamente, nos cuenta una historia en la que se habla de sueños, de sorpresas y comienza “ Erase una vez…”
Como dice David Meerman Scott, especialista en marketing “Puedes comprar la atención (publicidad). Puedes pedir atención a los medios (relaciones públicas). Puedes ‘incordiar’ de vez en cuando a la gente para lograr atención (ventas). O puedes ganar atención creando algo interesante y valioso y publicándolo después gratis en internet”.