AIDO, junto a las empresas CIMEL, TEMÁTICA SOFTWARE y VISSUM, trabaja en el desarrollo de una cámara que permitirá observar el fondo del ojo y proporcionar imágenes en 3D de la retina, facilitando un diagnóstico más preciso de enfermedades y anomalías visuales • Esta tecnología permitirá detectar en 3D las tres causas más importantes de ceguera en los países desarrollados: la retinopatía diabética, el glaucoma y la degeneración macular asociada a la edad

En los países desarrollados muchas de las enfermedades oculares que causan ceguera están vinculadas a la edad. Por lo tanto, a medida que aumente la esperanza de vida también lo hará el número de personas con alteraciones retinianas, con las consecuencias socio-económicas que esto conlleva. En ese sentido, cualquier nueva tecnología que permita detectar y evaluar precozmente estas patologías –así como realizar un seguimiento preciso de su evolución– se constituye como una herramienta clave en el entorno sanitario, social y económico.
AIDO, junto con las empresas CIMEL, TEMÁTICA SOFTWARE y VISSUM desarrollará una nueva cámara para observar el fondo del ojo capaz de proporcionar imágenes en 3D de la retina que permitan la evaluación y el diagnóstico de enfermedades y anomalías visuales. Esta herramienta mejorará significativamente la precisión en el diagnóstico de patologías vinculadas a alteraciones oculares retinianas, de una manera no invasiva, pues no necesitará de midriáticos para dilatar la pupila del paciente.
La principal ventaja competitiva respecto a los actuales oftalmoscopios y las cámaras de fondo de ojo es que, al proporcionar una imagen tridimensional de la retina, este nuevo equipo, pionero en el mercado, facilitará información real de la topografía de la superficie del fondo ocular y de su estructura morfológica.
La información se obtendrá a partir de la toma de imágenes de multitud de puntos concretos de la retina. La suma de estas dará como resultado una única imagen tridimensional que permitirá contemplar la retina desde cualquier perspectiva sin necesidad de utilizar gafas especiales.
Esta nueva tecnología –que estará disponible a la finalización del proyecto en hospitales y ópticas–, permitirá diagnosticar a partir de imágenes en 3D del fondo de ojo las tres causas más importantes de ceguera en los países desarrollados: la retinopatía diabética, el glaucoma y la degeneración macular asociada a la edad.