Por: Diego Carou Porto
Presidente Asociación iOP (Innovación e Optimización)

Diego Carou Porto - Presidente Asociación iOPLa “Estadística sobre actividades de I+D” [1], publicada por el INE, vuelve a confirmar el claro “frenazo” en la tendencia de la inversión en I+D que se ha producido en España desde el estallido de la actual crisis financiera, como se puede apreciar en el Gráfico 1. El estancamiento resulta evidente en el año 2010, en particular, al observar la evolución de la inversión en I+D realizada por las empresas e IPSFL (Instituciones Privadas Sin Fines de Lucro). El frenazo en la inversión en actividades de I+D+i no es precisamente novedoso, y ya había sido destacado en el reciente artículo: “Innovación y competitividad en tiempos de crisis: El caso español”, publicado en este mismo espacio. De modo similar, la “Encuesta sobre innovación en las empresas” del INE (Gráfico 2), muestra una evolución de la inversión en innovación bastante más negativa, llegando incluso a retroceder la inversión en innovación tecnológica, con relación al PIB, desde el año 2002 [1].

Gráfico 1: Evolución inversión en I+D entre 2002 y 2010.

 Fuente: INE

Gráfico 2: Evolución de la inversión en innovación entre 2002 y 2010.

Datos como los anteriores muestran una imagen del esfuerzo realizado por los distintos agentes, pero no permiten extraer conclusiones sobre la eficacia/eficiencia de las inversiones realizadas. Así, por ejemplo, no parece que se disponga de elementos de juicio suficientes para evaluar si, por así decirlo, la inversión de 14.588.455.300€, realizada 2010, ha sido o no “mejor” que la inversión de 14.581.675.700€ en I+D, realizada en 2009.
En la línea anterior, resulta interesante mencionar el vídeo “Traditional R&D is dead”, disponible en Youtube [2]. Resumiendo, el vídeo plantea que a consecuencia de la crisis económica el retorno de la inversión en I+D+i cobra una mayor importancia y que las empresas son mucho más exigentes con relación a sus inversiones en I+D+i. Así, ya no importa tanto cuánto se invierte en I+D+i, sino cual es el retorno de la inversión realizada.
A pesar del carácter provocativo del título del vídeo, lo cierto es que el enfoque de las estadísticas de I+D+i del INE se centran, fundamentalmente, en analizar los niveles de inversión en I+D+i, en lugar de analizar el retorno de la I+D+i, como sugiere el vídeo. No obstante, resulta evidente que el retorno de la inversión depende de muchos más elementos que de la cantidad invertida. Así, entre otros, factores como el plazo de desarrollo de los proyectos, el riesgo asociado a los proyectos o la demanda final, condicionan el retorno de las actividades de I+D+i.
En el caso del sector privado, un interesante acercamiento a los resultados de las actividades de I+D+i lo representa el informe “Impacto de la I+D+i en el sector productivo español”, realizado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) [3]. El estudio realizado a partir de los indicadores del “Panel de Innovación Tecnológica” (PITEC) y la “Encuesta sobre Estrategias empresariales” (ESEE) trata de evaluar el impacto de las actividades de I+D+i en los resultados económicos y tecnológicos de las empresas. En general, el estudio muestra una clara correlación positiva entre la inversión en I+D+i y los resultados según los aspectos analizados.  
En general, las actividades de los sectores público y privado no persiguen los mismos objetivos. Por ejemplo, la comercialización de la I+D+i es el principal objetivo del sector privado, mientras que el sector público puede seguir otros, como mejorar la calidad de los servicios prestados o impulsar la investigación en áreas del conocimiento de interés para la sociedad. En todo caso el retorno de la inversión podría ser evaluado con criterios de “Value for money” (valor por el dinero).
En resumen, el cambio de foco de atención del esfuerzo realizado al retorno obtenido (económico o social), con un seguimiento periódico, permitiría mejorar el conocimiento sobre las actividades de I+D+i, facilitando el desarrollo de políticas públicas más eficientes y un mejor aprovechamiento de los recursos, cada vez más escasos, del sector privado. Además, el conocimiento de las actividades de I+D+i que generan mayores retornos podría generar un “efecto llamada” más probable hacia la inversión en I+D+i que el manido llamamiento a incrementar el “gasto” en I+D+i.   

Fuentes:

[1] Página web del INE. www.ine.es
[2] Traditional R&D is dead. http://www.youtube.com/watch?v=hN6Qaae77iY
[3] CDTI. Departamento de estudios: “Impacto de la I+D+i en el sector productivo español”. Marzo, 2009.