– El proyecto BIOMETAL utiliza dos de las tecnologías más importantes del mundo como son la Fusión Selectiva por Láser y por Haz de Electrones para fabricar implantes o prótesis personalizados a partir del TAC del paciente, lo que favorece una recuperación más rápida.

El Instituto Tecnológico Metalmecánico (AIMME), en colaboración con el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), está desarrollando el proyecto BIOMETAL para el sector biomédico. Un estudio que emplea las tecnologías de fabricación aditiva para obtener implantes o prótesis totalmente personalizados y adaptados a la anatomía y lesión de cada paciente.
Esta innovadora tecnología permite fabricar un implante a partir del TAC realizado al paciente. Así, y a través de este fichero digital en 3D, se añade material por capas hasta que se completa el objeto a fabricar. Esta metodología automatizada no presenta limitaciones, por lo que se puede fabricar cualquier tipo de geometrías por complejas que sean.
En la actualidad se están utilizando implantes por tallas, lo que significa que si una persona se encuentra entre dos tallajes, el cirujano debe decidir cuál es la que más se ajusta a su anatomía. En este sentido, la fabricación aditiva contribuye a que cada paciente pueda tener un implante o prótesis ajustado perfectamente a su anatomía o lesión, con lo que se evitan problemas derivados en un futuro.
Otra de las ventajas de este proyecto es que estos materiales se fabrican con zonas porosas, sin costosos procesos adicionales. Esto favorece la integración ósea y la fijación del implante. Es decir, permite que el tejido óseo de alrededor del implante crezca como una “enredadera” por el interior de estas regiones porosa, lo que contribuye a una mejor unión mecánica entre el implante y el hueso, y se traduce en una recuperación mucho más rápida y en la mejora de la calidad de vida y confort del paciente.
AIMME y el IBV están utilizando dos de las tecnologías más importantes a nivel mundial como son la Fusión Selectiva por Láser (SLM) y la Fusión por Haz de Electrones (EBM). Los materiales empleados para estas aleaciones son el cobalto, cromo, titanio y acero inoxidable. Cada uno de estos materiales tiene una aplicación diferente como implante en el cuerpo humano desde prótesis dentales (coronas y puentes) hasta vástagos de cadera o prótesis de rodilla.
“Como Institutos Tecnológicos trabajamos para poner al servicio de los diferentes sectores todos aquellos avances que contribuyan al bienestar de la sociedad. Esa es nuestra meta, y con iniciativas como BIOMETAL hemos aunado esfuerzos con el IBV para, además, tratar de mejorar el día a día de los ciudadanos”, apunta Salvador Bresó, director general de AIMME. 
El proyecto BIOMETAL está financiado por el IMPIVA y cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) con una subvención del 100% de 581.160 euros y una duración prevista de 3 años.