– Fedit aplaude el avance que, gracias a su tramitación parlamentaria, la Ley introduce en materia de Centros Tecnológicos al reconocer su papel dentro del Sistema de Ciencia y Tecnología, aunque esperaba mayor concreción mediante iniciativas específicas – La Ley no da respuestas efectivas a la actual fragmentación del sistema ni a la limitada coordinación de las políticas y planes de ciencia y tecnología

Tras la aprobación de ayer en el Congreso de los Diputados de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, la Federación Española de Centros Tecnológicos valora positivamente el esfuerzo integrador que los partidos políticos han realizado en su tramitación parlamentaria, ya que se partía de un proyecto de ley con muchas carencias que se ha conseguido mejorar. Para Fedit, el punto de partida de la Ley era muy complicado, con un borrador de anteproyecto de Ley que, primero, parecía hecho para el sector público y obviaba el importante papel privado de la I+D+I, y segundo, llegaba incluso a retroceder en cuanto a la fragmentación del sistema en el ámbito de las políticas públicas. De esta forma, aunque la tramitación parlamentaria ha permitido avanzar en el tratamiento de la transferencia de la tecnología y la innovación, no se ha conseguido incorporar todo lo deseado.
Para la organización que representa a los Centros Tecnológicos, la Ley “se ha quedado corta”y ha perdido la oportunidad de dar respuestas efectivas a la actual fragmentación del sistema y a la limitada coordinación de las políticas y planes de ciencia y tecnología que dificultan la capacidad para resolver problemas de calado (ineficiencia del gasto público, duplicidades, desigualdades…). Hubiese sido necesario que estableciese más vasos comunicantes o mecanismos de permeabilidad entre la ciencia, la tecnología y la innovación en lugar de crear compartimentos estancos y estrategias diferentes. Para Fedit, la Ley consolida una fragmentación de las políticas de I+D+I que el proyecto de ley ya traía.
Del mismo modo, Fedit considera insuficiente el papel que la ley otorga a los agentes en el ámbito de la gobernanza y de la definición de estrategias y planes, en especial a aquellos que, desde nuestro punto de vista, son más importantes: las empresas.
Reconocimiento de los Centros Tecnológicos, pero poco vinculante
Fedit ha aplaudido el reconocimiento que la Ley hace de los Centros Tecnológicos como organismos de investigación con interés general para la sociedad conseguido en la tramitación parlamentaria, aunque se esperaba mayor concreción en la incorporación de medidas específicas que permitiesen potenciar su papel de apoyo a la competitividad empresarial dentro del Sistema de Ciencia y Tecnología. A pesar de que la Ley reconoce el interés general de los Centros Tecnológicos, éstos tenían aspiraciones bastante mayores en cuanto a medidas concretas que las que han quedado recogidas, si bien entendemos que la tramitación no ha terminado y confiamos en que en el Senado se les de otra oportunidad.