– Éste es el objetivo del proyecto europeo Nafispack liderado por el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística, ITENE, que organiza el próximo 20 de mayo de forma gratuita en Bruselas la primera conferencia abierta al público para presentar los avances alcanzados en este proyecto.

El proyecto NAFISPACK entra en su segundo año de trabajo con grandes avances en la consecución del primer envase activo e inteligente capaz de aumentar la seguridad y duración de los alimentos frescos.  ITENE ha organizado para mediados de mayo en Bruselas (tras el aplazamiento forzado por el cierre del espacio aéreo)  la  reunión en la que participarán dentro del consorcio, representantes Universidad de Milán, CSIC, Artibal, Metalvuoto, Innventia, SIK, Nofima, TTZ Bremerhaven e ITENE para dar a conocer datos sobre los activos antimicrobianos naturales seleccionados, actividad antimicrobiana de dichos elementos, nuevos materiales de envase y recubrimientos antimicrobianos, resultados obtenidos en los ensayos realizados con salmón, pollo y verdura, entre otros temas.
Nafispack cuenta con 17 integrantes, 9 de ellos universidades y centros tecnológicos y 8 empresas de toda Europa, y alcanza, en tres años, un presupuesto de 3 millones de euros con el apoyo del 7º Programa Marco de la UE.
Puede conocerse el proyecto con más detalle así como el programa de la I Nafispack Conference y cómo registrarse, consultando  la dirección webwww.nafispack.com
Mantener la calidad
El proyecto NAFISPACK investiga cómo asegurar y mantener la calidad de productos alimentarios en la cadena de suministro mediante el desarrollo de nuevos sistemas de envase que aumenten la duración del producto fresco usando dos tecnologías muy novedosas: el envase activo antimicrobiano y el envase inteligente, este último basado en la monitorización que indica la calidad de los alimentos con los nuevos materiales. Combinando ambos se pretende alargar la vida útil de estos productos con calidad y sobre todo con seguridad. Las primeras investigaciones se han centrado en un envase activo que permita que el producto tarde más tiempo en deteriorarse aportando propiedades activas anticrobianas naturales al envase, también han comenzado las investigaciones relativas a hacer el envase inteligente que permitirá  saber si el producto está fresco más días.
Por otro lado, los nuevos materiales de envase y sus sustancias activas están siendo evaluados en términos de riesgo químico, toxicológico, microbiológico y de modelo predictivo, con el objeto de determinar si es posible su inclusión en las listas positivas que está preparando la Comisión Europea para la regulación de los mismos. Este proyecto proporcionará herramientas mejoradas para la evaluación de riesgos de este tipo de envases innovadores.
El “por qué” del Proyecto
La entrega de alimentos seguros desde el productor hasta el consumidor es una prioridad clave para la industria y las autoridades. Se requiere un control minucioso en cada etapa de la cadena de suministro. Los alimentos están expuestos a la acción de factores físico-químicos y microbiológicos externos, tales como la luz, el oxígeno, la humedad, y microorganismos que pueden influir negativamente sobre la calidad y seguridad del producto y con el tiempo conducen inevitablemente a su pérdida. El envase tiene como función minimizar la acción de estos agentes, interponiéndose entre el alimento y su entorno. Los alimentos frescos son los más sensibles en este sentido.
Además de ITENE, líder del proyecto, participan la Università degli Studi di Milano (UMIL) de Italia, Innventia AB de Suecia, el Consejo Superior de Investigaciones Científica (CSIC) de España, Institutet för Livsmedel och Bioteknik AB (SIK) de Suecia, Technical Research Centre (VTT) de Finlandia, Universidad de Zaragoza (UNIZAR) de España, y el Verein zur Förderung des Technologietransfers and der Hochschule Bremerhaven (TTZ) de Alemania.
En cuanto a las compañías y empresas que han apostado por este proyecto europeo son Danisco A/S de Dinamarca, Metalvuoto de Italia, Kontor de Alemania, Tomen Gram Folier (TGF) de Noruega. Las empresas españolas representantes en este proyecto son Aragonesa de Tintas y Barnices S.A., Envaflex, Verdifresh y Nutreco Servicios S.A.