#¿NOMBRE?

El Centro Tecnológico ainia ha desarrollado la primera planta piloto multiproceso existente en España en higiene de equipos e instalaciones  industriales, que pone a disposición de las empresas de la Comunidad Valenciana unas infraestructuras capaces de evaluar la eco-eficiencia de sus procesos de limpieza y desinfección e investigar las alternativas a los mismos más eficientes y sostenibles.
El control y la vigilancia de la  eficacia de los procesos de limpieza y desinfección de equipos en las instalaciones es un elemento clave a la hora de asegurar la higiene, calidad y seguridad alimentaria de una industria de alimentación. 
Asimismo, los procesos tradicionales de limpieza y desinfección llevan asociados en el sector agroalimentario importantes impactos medioambientales, por lo que de acuerdo con los criterios actuales de sostenibilidad se hace necesario avanzar en el desarrollo de nuevos procesos que innoven en nuevos métodos o agentes de limpieza alternativos (ozono, ultrasonidos, oxidaciones avanzadas…).
Teniendo en cuenta lo anterior, ainia ha desarrollado la primera planta piloto multiproceso existente en España en higiene de equipos e instalaciones  industriales, que pone a disposición de las empresas de la Comunidad Valenciana unas infraestructuras capaces de evaluar la eco-eficiencia de sus procesos de limpieza y desinfección e investigar las alternativas a los mismos más eficientes y sostenibles.
La construcción de esta planta piloto, que ha durado algo más de un año y ha sido diseñada y construida en su totalidad por los técnicos del propio centro, ha contado con el apoyo del IMPIVA a través de su programa de ayuda a los Institutos Tecnológicos.
La planta piloto permite la evaluación y desarrollo de múltiples procesos, tanto procesos de limpieza en cerrado (CIP), limpieza y desinfección de superficies abiertas y limpiezas ambientales. Además permite el diseño y desarrollo de ensayos para comprobar si un equipo o superficie de trabajo  es  fácilmente limpiable. Los ensayos de limpiabilidad aportan evidencias respecto a si un equipo o instalación ha sido diseñada higiénicamente y por tanto facilita el mantenimiento de  unas condiciones higiénicas óptimas del entorno productivo.
Según Irene Llorca, técnico responsable de esta línea de trabajo: “Contar con un equipo diseñado de manera higiénica significa para la empresa reducir costes (ahorro en consumibles, agua, desinfectantes, tiempo…), eficiencia en el trabajo (evita contaminaciones en el producto que le producen mermas o reproducciones) y seguridad alimentaria (mayor calidad y garantías)”.