– Más de una treintena de Centros se dan cita en INESCOP para reflexionar sobre el Sector, a nivel científico.

Bajo el lema “Investigando para el calzado del futuro”, INESCOP se ha reunido con una treintena de Organismos Públicos, Universidades y Centros Privados de investigación, con el objetivo de valorizar las múltiples colaboraciones que INESCOP tiene, a pesar de las dificultades que siempre se plantean sobre las relaciones entre la investigación y las empresas. La alternativa de organizar estas relaciones a través de un Centro Tecnológico evita la mayor parte de los inconvenientes que se pueden plantear y el conocimiento puede llegar a las empresas por pequeñas que sean.
INESCOP lleva años colaborando con diversos Centros nacionales y extranjeros que trabajan sobre los materiales y las tecnologías que se emplean en el calzado, actuando como interfase para desarrollar y transferir estas tecnologías a las empresas, con el fin de que el Sector esté a la vanguardia del conocimiento, un factor decisivo para su futuro.
Durante los últimos años se ha venido manifestando una creciente preocupación por la mejora de la complementariedad y la eficiencia de las diferentes políticas y mecanismos de apoyo a la Investigación, la Innovación y a la Transferencia de Tecnología. Sin embargo, persisten importantes obstáculos y debilidades relacionados con la Innovación.
Uno de los principales problemas es el de la cultura innovadora, los centros generadores de tecnología deben escuchar las necesidades reales de las empresas y orientar a sus investigadores para que la tecnología pueda ser aplicada en las empresas y que llegue al usuario final, que es de lo que se trata.
La falta de cooperación entre diversos agentes es otro de los problemas que se han tratado en esta reunión. Lo ideal sería que predominasen las redes de innovación y los esfuerzos se uniesen de forma que todos ganaríamos en innovación.
La financiación sigue siendo un hueso para la innovación, toda empresa, independientemente de su tamaño, debería tener acceso a la innovación sin que ello suponga un problema económico insalvable.
Pero INESCOP no camina solo. Su capacidad de innovar no sería la misma sin las colaboraciones de todas las entidades que, con vocación de apoyo a la empresa, están junto a este Centro Tecnológico para mejorar, plantear nuevas inquietudes e innovar.
Sus empresas, en su mayoría PYMES, no podrían abarcar la I+D sin INESCOP, su brazo tecnológico. INESCOP actúa como aglutinador de ese esfuerzo investigador y como interface para el desarrollo de nuevos conocimientos.
INESCOP, y todas sus entidades colaboradoras, seguirán investigando para el calzado del futuro y por el futuro de nuestro sector.