– Ha realizado el colector de admisión para el motor del monoplaza que participará en esta competición universitaria el día 6 de agosto en Alemania.

La Fundación Ascamm ha colaborado en el proyecto Fórmula Student, que coordina la ETSEIB de la UPC y la STA y que consiste en el diseño y construcción de un monoplaza que participará en esta competición universitaria a partir del mes de agosto.
Desde el Centro Tecnológico de la Fundación Ascamm se ha realizado el colector de admisión de aire para el motor.  Se ha elaborado con un material compuesto termoplástico de elevada resistencia mecánica y fácil reciclabilidad. Para su fabricación, se ha utilizado un molde de termoconformado con dos placas base y dos postizos mecanizados en el laboratorio de fabricación del Centro Tecnológico.
Una Fórmula 1 universitaria
Fórmula Student es una competición universitaria para promover la innovación y la colaboración Universidad-Empresa mediante el proyecto de un monoplaza de carreras y se lleva a cabo en paralelo en Europa, EEUU, Japón y Australia.
El equipo catalán, integrado por 17 alumnos de los dos últimos cursos de l’Escola Tècnica Superior d’Enginyeria Industrial de Barcelona (ETSEIB) de la UPC, competirá a partir del día 6 de agosto, en las pruebas que se desarrollarán en el circuito de Hockenheim (Alemania), con la presencia de más de 80 equipos estudiantiles.  La competición seguirá en septiembre con unas pruebas similares en Italia.
Un monoplaza “made in Catalonia”
Los estudiantes empezaron el proyecto en el mes de octubre del pasado año. Se trata de un monoplaza de 2,74 metros de longitud, 2,7 metros de anchura que será conducido por los propios alumnos, propulsado por un motor de motocicleta de 4 cilindros y 4 tiempos, carrocería laminada en fibra de vidrio, que deberá competir en pruebas de aceleración, frenado, estabilidad y durabilidad.
Desde la UPC y la STA se insiste en que no se trata de una competición de velocidad, sino de comportamiento general del vehículo, haciendo especial hincapié en los aspectos relacionados con su seguridad y dinámica.
Asimismo, los estudiantes deberán superar diversas pruebas teóricas para demostrar que ellos mismos han diseñado, calculado, fabricado y montado los diversos sistemas del vehículo y conocen al detalle el coste de cada una de las piezas, ya que está predeterminado por la organización un coste final del mismo, que en ningún caso puede ser superado.