La pantalla de protección facial diseñada por IBV consta de una diadema ajustable para cada usuario y una lámina transparente que protege la cara. Presenta una curvatura ergonómica en su parte inferior que facilita la movilidad en posición de flexión de cuello, dejando espacio en su parte superior para prevenir la condensación. Es de un peso muy reducido y su fabricación es sencilla porque consta solo de dos elementos que se ensamblan muy fácilmente. Es reciclable, de gran rigidez y transparencia, y posee alta resistencia al impacto, a la deformación térmica o a la intemperie, entre otras propiedades.

Para mas información, por favor, visite la siguiente página