11 de Enero de 2016.-

El Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) está trabajando en el proyecto MicroBio a través del que se van a desarrollar dos tipos de sistemas de almacenamiento energético. Por una parte, una batería polimérica sólida de litio para aplicaciones en electrónica, y por otra, una biopila que se alimenta de glucosa proveniente del mismo organismo para su implantación en seres vivos.

En concreto, este proyecto que abarca el estudio y desarrollo de componentes para microbiobaterías pretende aunar esfuerzos para evaluar y penetrar en mercados de almacenamiento energético en los que se requiere una mínima cantidad de energía, como por ejemplo el mercado de pequeños dispositivos electrónicos (como back-up por ejemplo en un BMS) y el de la biotecnología (como la alimentación del marcapasos o dispensación de insulina).

El ITE posee una  línea de investigación centrada en el desarrollo de materiales poliméricos y carbonosos, siempre aplicados al desarrollo de sistemas de almacenamiento energético. En este proyecto se aprovecha el conocimiento obtenido en ITE en cuanto a baterías de litio y por otra el de pilas de combustible.

El objetivo global del proyecto es el desarrollo de prototipos de dos sistemas de almacenamiento de capacidades del orden de mAh para aplicar en sistemas electrónicos y otro de µA/cm2 para la biopila.

En concreto el dispositivo de la biopila constará de materiales y procesos avanzados sostenibles y teniendo en cuenta el impacto ambiental. Se obtendrá un producto innovador con materiales desarrollados compatibles con el ser humano y cuyo beneficiario final recaerá sobre el mismo usuario. En un futuro se espera que sistemas como el desarrollado pueda llegar a emplearse en usos como son los implantes humanos.

En el presente proyecto se pretende aumentar la capacidad de las pilas de litio, desarrollando un electrolito solido con elevada estabilidad electroquímica y utilizando electrodos que elevado potencial para seguir la estrategia de obtener elevadas densidades energéticas. Además, al desarrollar un sistema solido se aumenta la seguridad del sistema ya que no existen problemas de goteo o explosión de la batería.

Este proyecto está cofinanciado  por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial  (IVACE) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) dentro del programa operativo 2014-2020.