Nueva imagenPor Marta Muñoz
@MartaMunozFerna

El pasado 10 de octubre intervine en los Foros de Innovación de Korazza, la “patronal” de las Asociaciones en nuestro país, para hablar de internacionalización. Estos Foros son muy útiles porque en ellos escuchamos (conocemos tendencias), compartimos experiencias (a través del networking) y sin duda aprendemos unos de los otros (que conceptos tan sencillos pero profundos a la vez). Tentación de algunos participantes puede ser lamentarnos por la situación de crisis que nos está tocando vivir y en la que todos en mayor o menor medida estamos inmersos, pero el espíritu de estos foros es precisamente el contrario: el de servir de inspiración  para superarnos y poder afrontar precisamente estos momentos de dificultades con nuevas ideas que permitan encontrar nuevas oportunidades de negocio, de apertura de nuestros mercados.

Precisamente por este motivo lo que intenté trasladar es que la Innovación y la Internacionalización van de la mano.  Son dos aspectos que van íntimamente ligados entre sí, como ejes básicos de la competitividad de las empresas y de cualquier entidad de otra naturaleza como las Asociaciones. Y los Centros Tecnológicos, socios de FEDIT, como proveedores de Innovación de las empresas, no son ajenos a la Internacionalización formando parte cada vez más de su desarrollo estratégico. Y ejemplo de ello es la actuación de muchos de ellos, que han afrontado la actividad internacional no sólo en momentos de crisis sino adelantándose a esta etapa, y han contribuido a que la balanza comercial empiece a estar equilibrada gracias entre otros a la mejora de los indicadores de la actividad exportadora (Según el Ministerio de Economía y Competitividad, el déficit comercial en mayo fue  de 27, 5 millones de euros por los 1.925,9 del mismo mes de 2012. Las exportaciones continúan su expansión con un crecimiento del 7,3% interanual y un 2,4% con respecto al mes de abril de 2013).

Las estrategias con las que FEDIT, como Asociación que integra y representa a los Centros Tecnológicos, entidades a su vez asociativas que trabajan para mejorar la competitividad de las empresas, afronta el eje de la internacionalización son dos básicamente:

–          Como una estrategia de desarrollo de negocio de la propia entidad a través de y consorcios o alianzas con otras organizaciones internacionales que mejoran su oferta tecnológica e incrementan los retornos de éxito en convocatorias públicas o privadas de ámbito europeo o internacional (Ej. Horizon 2020).

–          Como una estrategia de acompañamiento de sus asociados, apoyando en sus necesidades de internacionalización y anticipándose a las mismas y trabajando para las empresas en un ámbito supranacional.

Los primeros pasos hacia la internacionalización van acompañados de buenas dosis de riesgo, y muchas de esas primeras salidas al exterior no dan los resultados esperados. Desde hace años, FEDIT pone a disposición de los Centros un acuerdo con el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), a través del cual, cada año se negocia un Plan Sectorial en el que se incluyen acciones de internacionalización de interés para los Centros que son apoyadas tanto en términos económicos como logísticos por ICEX. Sin embargo, esta actividad ya no es suficiente ya que cada vez la demanda de los asociados es más sofisticada y adaptada a sus necesidades específicas, lo que hace que el trabajo de acompañamiento se aleje del concepto de apoyo general a un colectivo y se oriente hacia una especialización o labor de acompañamiento “a medida”.

En el ámbito de la Innovación y el desarrollo tecnológico, las barreras geográficas han de ser impensables: se trata de compartir conocimiento, fomentar el intercambio en un mercado fuertemente competitivo y global.  A este respecto, los Centros Tecnológicos pueden ayudar a las empresas españolas a definir su estrategia en un marco global y realizar planteamientos de negocio acordes a la misma:

–          Impulsando la cooperación como clave del éxito en los mercados globales

–          Incrementando la vigilancia tecnológica a nivel internacional

–          Atrayendo conocimiento y contribuyendo a su fijación en la industria española

–          Transfiriendo nuevos conocimientos hacia las empresas del entorno

–          Contribuyendo a mejorar el acceso de las empresas tecnológicas españolas a fuentes de financiación internacionales