CRUZACLAD desarrollará una nueva técnica que permitirá reparar en la misma vía ferroviaria los cruzamientos dañados, evitando el desplazamiento de piezas al taller o su sustitución.

En España existen más de 18.500 kilómetros de vías ferroviarias y de tranvía que, al estar a la intemperie, están expuestas al deterioro por las inclemencias metereológicas y al desgaste por el paso del tiempo. Por ese motivo, hay tramos específicos de las vías de tren, como los desvíos o cruzamientos, que tienden a sufrir desperfectos y precisan de una solución ágil para reparar dichas averías, asegurarando así su correcto mantenimiento.
En la actualidad, la única manera de reparar estos desperfectos consiste en trasladar las piezas afectadas a un taller o sustituirlas por unas nuevas, por lo que se hace necesaria una alternativa viable, más ágil y que ahorre costes. Para solventar esta problemática, AIDO participa en CRUZACLAD, un consorcio que desarrollará un sistema capaz de reparar en el misma vía ferroviaria los cruzamientos que presenten algún desperfecto mediante una avanzada técnica denominada “laser-cladding”, sin que sea necesario desplazar ni sustituir ninguna pieza dañada. Actualmente, se calcula que sólo en España existen un total de 180.000 cruzamientos susceptibles de ser reparados por esta técnica.
 
El “laser cladding” consiste en recubrir la pieza dañada con una capa de otro material en polvo altamente resistente. Ese polvo se funde con el láser generando así un nuevo recubrimiento que combatirá mejor la corrosión, el desgaste y las altas temperaturas a las que son sometidas las vías del tren.
AIDO lleva 10 años aplicando y perfeccionando la técnica de laser-cladding en distintos sectores, entre ellos el aeronáutico, para la reparación de los distintos componentes de las turbinas de los aviones. Los excelentes resultados obtenidos hacen de esta técnica la idónea para la reparación de las vías ferroviarias en las que se requiere –al igual que en sector aeronáutico– una ausencia total de defectos, una gran exactitud a la hora de reparar las piezas y unas excelentes propiedades mecánicas.
El nuevo sistema podrá aplicarse para reparar todo tipo de vías, desde las de tranvía urbano hasta las de alta velocidad. En el proyecto, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad dentro del programa INNPACTO participan, además de AIDO, las empresas VIAS e INGE, así como la Universidad Politécnica de Valencia.