El Dr. Iñaki Ferrando, nos ofrece unos buenos consejos.

Las infecciones respiratorias producidas por virus son muy frecuentes y llegan a representar la mitad de todas las infecciones agudas que se diagnostican y tratan en la atención primaria en la época invernal . Los virus son organismos capaces de atacar a las células humanas y de otros animales incorporándose a la intimidad del núcleo celular y multiplicándose en él. De esta forma se reproduce e infecta  al huésped. Los más frecuentes son los rinovirus y los virus de la gripe.
Las consecuencias socioeconómicas de estas infecciones son muy importantes, calculándose en un absentismo laboral y escolar de 4,2 días por año  y persona. La incidencia de estas enfermedades suele ser estacional predominando en los meses fríos del año. Un aspecto a tener en cuenta es que un mismo virus según la edad del paciente y el estado inmunitario provocan cuadros clínicos diferentes, pudiendo presentarse desde una ligera rinitis  (coriza) hasta una bronquitis o una neumonía.
El resfriado común es un catarro superficial de la mucosa nasal que provoca secreción mucopurulenta. El frío al modificar las condiciones de la circulación sanguínea a nivel nasal, facilitaría la entrada de los virus en el organismo.
El mecanismo de transmisión se realiza a través de las gotitas expelidas por el portador en el aire o de forma más importante en las manos. Los síntomas son universalmente conocidos: suelen comenzar con irritación de garganta, estornudos y congestión nasal. La tos y la rinorrea ( moco liquido en la nariz) suelen ser muy frecuentes. La fiebre puede aparecer en mayor o menos grado y en algunos casos puede estar ausente. La complicación más habitual es la sumación de una infección bacteriana que puede afectar a los oídos, la garganta, los senos faciales, los bronquios o pulmones.
La gripe es una enfermedad infecciosa respiratoria que suele manifestarse de forma epidémica afectando a un gran número de personas y causando muertes sobre todo por complicaciones infecciosas bacterianas graves. El habitual  curso epidémico de la gripe  ha dado lugar a un enorme interés sociosanitario y preventivo y la higiene juega un papel preventivo excepcionalmente útil.
Decálogo de consejos contra las infecciones respiratorias víricas:Mantenga una higiene escrupulosa cuando entre en contacto con personas afectadas. Evite tocarse la nariz y después llevársela  a la boca u ojos. Lavese las manos varias veces al día o utilice geles desinfectantes.Si se encuentra cansado repose en cama.Evite aglomeraciones ambientes cargados y si es fumador absténgase.Beba líquidos fluidifican las secreciones y combaten la deshidratación si existe fiebre. Calientes alivian la garganta. Las infusiones también son válidas.Duerma con la cabeza elevada en la almohada para aliviar la congestión nasal.Realice gargarismo con agua tibia con un poco de sal y bicarbonato.Lávese las fosas nasales con agua tibia o con un poco  agua con  sal e instílese unas gotas d vez en cuando.Vacúnese contra la gripe en el mes de noviembre tras consultar con su médico.Utilice su  analgésico habitual si lo precisa. Si desea usar otros productos anticatarro o antigripal consulte previamente a su médico.Nunca utilice antibióticos sin la receta de su médico. Los antibióticos no tienen acción contra los virus.
 
Fdo.: Iñaki Ferrando, Medical Marketing and Communication Manager de Sanitas.
Recuerda que Sanitas tiene unas condiciones especiales por pertenecer a FEDIT. Para más información, pincha AQUÍ o llámanos al 902 555 161.