Por: CITMA

Últimamente lo ecológico está de moda, aunque habría que plantearse si se trata más de una tendencia o de una necesidad. Los productos de usar y tirar, los deshechos perjudiciales y acumulativos, la producción contaminante… son causas directas de la situación desastrosa en la que nos encontramos. Por suerte todo esto está empezando a cambiar aunque sólo estamos en el comienzo del camino de la producción y consumo sostenible.

El aspecto medioambiental está adquiriendo cada vez más importancia entre los compradores, de hecho, según algunos estudios realizados, el 90 % de los españoles estaría dispuesto a pagar más por muebles respetuosos medioambientalmente. Por tanto, lo que es importante para los compradores, obligatoriamente debe serlo para los productores, de ahí la relevancia que está adquiriendo el ecodiseño y el ecoetiquetado para las fábricas del mueble, pues encuentran en estos aspectos una clara apuesta diferenciadora de sus productos.

La inclusión del factor medioambiental en el proceso productivo de una empresa tiene como fin la minimización del impacto de un producto en el entorno. No se trata únicamente de utilizar materiales reciclables, sino de tener en cuenta todo un proceso, desde que se obtiene la materia prima hasta que el bien se desecha, considerando aspectos como el transporte, el embalaje, el consumo de energía, el aprovechamiento de materiales, la durabilidad de las piezas o la posibilidad de reparación.

Pero el proceso de ecodiseño no será realmente efectivo si no consigue adaptar el producto a la demanda y suponer beneficios para la empresa. Todo este proceso de minimización del impacto ambiental será un fracaso si el producto no se vende, pues querrá decir que se han consumido recursos innecesariamente, además de suponer pérdidas para la empresa.
Conscientes de esta situación y de que las empresas del mueble andaluz necesitan una adaptación a los tiempos que se nos vienen encima, CITMA ha activado el proyecto Ecomueble.
 Dicho proyecto cuenta con la financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional y su objetivo principal es proporcionar a las empresas del sector una ayuda para la implantación de medidas eco-sostenibles, a partir de un análisis de la situación de la empresa basándose en las normas de ecoetiquetado y así conseguir un plan de mejora de la empresa en cuestión.

En definitiva, este proyecto es una oportunidad para estimular la innovación de forma sostenible y mejorar la competitividad, orientando a la industria del mueble hacia una producción y consumo más respetuosos con el medio ambiente.