Muchos problemas de vista provocados por los rayos ultravioleta como la conjuntivitis, las cataratas o la degeneración de retina se podrían prevenir haciendo un uso adecuado de las gafas de sol, especialmente en esta época del año.

La vista es uno de los sentidos más importantes y que más usamos diariamente, por eso es tan importante mantener una buena salud visual, sobre todo en verano, cuando las radiaciones de sol resultan más dañinas.
Asunción Oliver, directora de la óptica Opticalia de Ribarroja y Villamarxant y miembro del Consejo Rector de AIDO destaca la importancia de protegerse del sol a cualquier edad, “parece que la moda de llevar gafas de sol está asociada a gente joven, pero es muy importante que los niños y los ancianos también protejan su vista porque el sol es malo para todos”.
Las gafas de sol pueden prevenir muchos problemas de vista que provocan los rayos ultravioleta, como conjuntivitis, cataratas o degeneración de retina entre otras. Por eso, para cuidar nuestra vista, el Instituto de Óptica, Color e Imagen (AIDO) recomienda elegir las gafas de sol en función de la actividad que se vaya a realizar además de seguir las siguientes indicaciones:
Cuando compramos unas gafas de sol, es importante fijarse en si están correctamente homologadas, si es así, encontraremos un prospecto con el nombre del fabricante, el número y año de la norma que cumplen y la categoría del filtro.
Dependiendo del tipo de filtro, la lente deja pasar una cantidad mayor o menor de luz visible y ultravioleta. Asunción advierte de la importancia de conocer que existen distintos filtros dependiendo de para qué vayamos a utilizar las gafas, pero sobretodo destaca la importancia de dejarse aconsejar por expertos.
Para realizar un uso normal en días soleados o muy soleados, deberíamos utilizar filtros de categoría 2 o 3. El filtro 0 sirve para días nublados o pocos soleados, se usan más por estética que como protección solar. El filtro 1 es de uso urbano, para ciudad con luz y sol no muy elevada. El 2 y el 3 se utilizan para lugares con mucha luz como playa y montaña y para realizar deportes como golf o tenis. El filtro 4, sin embargo tiene el cristal muy oscuro, por lo que no son aptas para conducir, pero son las idóneas para utilizar en alta montaña o con nieve.
Por otra parte, el color de la lente no influye en el nivel de protección de los rayos UV, pero sí existen colores más adecuados para según qué problemas de vista. Es importante recordar que en ningún caso las gafas deben alterar la percepción del color.
Antes de adquirir unas gafas de sol, AIDO aconseja comprobar que llevan una etiqueta en la que aparece la marca CE, que indica que el fabricante o distribuidor se responsabiliza de que las gafas cumplen con los requisitos que impone la ley y han superado las pruebas de seguridad. Ante cualquier duda en la elección de unas gafas, se recomienda siempre consultar a un especialista.