La Federación Española de Centros Tecnológicos (Fedit) ha nombrado a Salvador Bresó como nuevo Presidente de la organización en su XXXII Asamblea de Socios celebrada en el mes de Febrero, sustituyendo a Emilio Pérez. Bresó repite en el cargo, que ya ostentó en 1996 y que también ocupó entre 2000 y 2002. El nuevo Presidente de Fedit es Doctor Ingeniero Industrial y Catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia además de Director General del Instituto Tecnológico Metalmecánico AIMME. Salvador Bresó lidera el nuevo equipo formado por once consejeros asumiendo la presidencia de Fedit en un momento clave para los Centros Tecnológico asociados. El pasado año se inició en la Federación un proceso de reflexión que ha supuesto un cambio de Estatutos y de Reglamento de Régimen Interior y una nueva línea de trabajo orientada a trabajar para el logro de los objetivos de los Centros Tecnológicos Fedit. Seis meses después de su elección, Bresó hace balance sobre la situación actual de la Federación.

¿Cuál ha sido el punto de partida de su equipo tras su elección en la pasada Asamblea de Socios?
Durante el año 2010 se realizó un profundo y exigente proceso de reflexión en el que se pusieron de manifiesto las expectativas y líneas de trabajo sobre las que los socios consideraban que debería configurarse una nueva Federación de Centros Tecnológicos. Durante el proceso se incorporaron expectativas no cubiertas por la Federación en el pasado que los socios consideraban relevantes para una nueva Federación (como por ejemplo una redefinición de la tipología de miembros) así como el papel que la Federación debería desarrollar para ayudar a los Centros Tecnológicos a adaptarse a un entorno tan complicado como el actual (cooperación y reestructuración de sus servicios).Como se indicaba en el documento de presentación de la candidatura, son las conclusiones de ese proceso de reflexión,  ese hilo conductor, lo que ha configurado el punto de partida del nuevo equipo ya que entendimos que en ese proceso de reflexión se ha expresado la visión colectiva de la Federación.

La Federación ha atravesado una época de transición para redefinir los objetivos y las claves que a partir de ahora marcarán el día de la Federación, ¿qué ha cambiado en estos meses?
Es verdad que en el último año y a lo largo del proceso de reflexión se ha producido un  movimiento que ha generado expectativas y a la vez incertidumbres sobre el futuro.  Creo que algunas incertidumbres han desaparecido, algunos miembros que abandonaron la Federación han regresado y otros que valoraron dejarla, ante el nuevo reto decidieron continuar.  Lo que debemos conseguir es no defraudar las expectativas abiertas.

El apoyo de los socios de Fedit a su candidatura ha sido mayoritario, ¿cree que su etapa anterior como Presidente le ha beneficiado?
No lo se decir, seguro que habrá quien pueda haberlo tenido en cuenta positivamente y quien no.  Creo que el resultado es reflejo de los deseos del colectivo de  poner en marcha un proceso de renovación, abierto tan generosamente por el anterior Consejo y la confianza en un equipo.

El Proceso de Reflexión de la Federación recientemente aprobado por los socios ha apostado por una oferta de servicios básicos y una de servicios de pago para ajustarse al máximo a las necesidades de los Centros Tecnológicos, ¿en qué consiste exactamente esta diferenciación de servicios?
La Federación  está conformada por un colectivo, homogéneo en cuanto a la concepción de las misiones y objetivos básicos de un Centro Tecnológico en el entorno en que se mueve cada uno. Pero a la vez existe una gran heterogeneidad en otros muchos elementos que acaban por definir a cada centro en particular.
Y eso se vió también en el proceso de reflexión.
Por tanto, lo que cada centro, necesita y espera de la federación no es exactamente lo mismo.
Los servicios básicos son la parte nuclear de la razón de ser de una organización como FEDIT.
Sin embargo, en la heterogeneidad, aparecen necesidades, expectativas, situaciones coyunturales, que la Federación, desde su posición y con una visión más global, puede dar respuesta puntual y personalizada, para un centro o un grupo de centros. Esta es una forma de explicar lo que serían los servicios de pago. 

En su primera Asamblea como Presidente celebrada el pasado 28 de junio se ha realizado una consulta a los socios para valorar la posibilidad de permitir la entrada en la Federación de Alianzas y Redes de Centros Tecnológicos, ¿saldrá adelante en un futuro cercano?
Espero y deseo que así sea. Este es un tema que quedó sin cerrar en el proceso de reflexión y así lo expusimos en nuestro programa. La propia heterogeneidad a la que he hecho referencia antes se está también manifestando en diferentes formas de organización, en base a alianzas, redes, etc. La Federación no puede ignorar estas realidades que se van suscitando. Luego, cada centro decidirá en función de sus propios intereses y expectativas, en qué modo se ve dentro de la Federación.
Durante los primeros meses de éste año hemos avanzado considerablemente en la definición de la forma en que este tipo de organizaciones de Centros Tecnológicos podrán formar parte como miembros de pleno derecho de la Federación. Durante este trabajo se han mantenido reuniones con aquellas organizaciones interesadas y podemos decir que ya existe una propuesta muy concreta al respecto. En cualquier caso es la Asamblea General la que tiene tendrá la última palabra.

Recientemente  ha sido aprobada la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Diversos organismos de investigación han criticado la indeterminación de la Ley y su poca profundidad en algunos temas de máximo interés ¿Qué echan de menos los Centros Tecnológicos en la Ley?
Con respecto a instrumentos que permitan a los Centros Tecnológicos reforzar su actual papel clave para ayudar a las empresas a abordar proyectos de I+D+I se puede decir que la Ley se ha quedado muy corta. Es cierto que la Ley define por fin a los Centros Tecnológicos como agentes del sistema y por lo tanto los coloca de manera clara dentro del conjunto de agentes que forman parte del mismo en un instrumento legislativo de primer orden. También es cierto que la Ley reconoce el interés general para la sociedad de la actividad que desarrollan y por tanto permite reconocer algo que la Federación ha venido reclamando desde hace tiempo. Sin embargo los reconocimientos obtenidos en ambos sentidos no han sido acompañados en la Ley por medidas concretas que los traduzcan en beneficios que les ayuden a mejorar su eficacia y les respalden en su labor.
Es cierto que la concreción que hemos echado en falta con respecto a los Centros Tecnológicos es una característica general de la Ley. Los cambios que hubiéramos esperado que la Ley promoviera para el conjunto del Sistema Español de Ciencia y Tecnología no se han recogido. Quizás haya sido el peaje necesario para conseguir sacar adelante una Ley en un entorno tan incierto como el que vivimos así como para conseguir una aprobación casi unánime de la misma.

Desde hace años, las relaciones entre Centros Tecnológicos y Universidad han sido una asignatura pendiente. El reciente acuerdo firmado con el Ministerio de Educación para gestionar estancias de profesores universitarios en Centros Tecnológicos parece ser un importante primer paso ¿qué balance hace de ello?
El balance es extraordinariamente positivo. Mucha parte del éxito hay que atribuirlo a que el programa se inscribe como una nueva iniciativa dentro del Programa de Campus de Excelencia Internacional del Ministerio de Educación así como al apoyo que hemos obtenido para la misma por parte de la Secretaría General de Universidades. Hay que tener en cuenta que es el primer año en el que la iniciativa se ha puesto en marcha y que se trata de una iniciativa que intenta abrir nuevos modelos de relación entre Centros Tecnológicos y Universidades antes impensables. Cuando en un principio hablamos de que los derechos de explotación de la propiedad industrial generada por los profesores durante su estancia debería ser cedida a los Centros dado que son los Centros los que la financian y los que con mayor eficacia pueden rentabilizar su explotación, las primeras reacciones en el ámbito universitario fueron de escepticismo e incomprensión. Por otro lado mientras no se reconozca la actividad de investigación aplicada y transferencia tecnológica en el currículo de los profesores tampoco dispondremos de todos los ingredientes necesarios para hacer que el programa tenga un éxito como el que esperamos. Pero todo llegará.
Sin embargo, a pesar de haber definido y puesto en marcha el programa bien avanzado el año, hemos conseguido ya superar el objetivo que nos habíamos marcado para 2011 que consistía en un número mínimo de 5 estancias de profesores universitarios en Centros Tecnológicos. Somos conscientes en cualquier caso de que las Universidades aún necesitarán algún tiempo para reaccionar ante las posibilidades que ofrece la iniciativa. A pesar de que se ofrecieron más de 27 estancias financiadas por Centros Tecnológicos no hemos obtenido interés por el conjunto de Universidades españolas para cubrir más que un 30% de las mismas.

Cooperación: uno de los puntos clave de su programa como Presidente fue el de poner en marcha iniciativas para llevar a cabo un aspecto básico para los socios, y que ellos mismos identificaron como estratégico en el proceso de reflexión, la cooperación orientada a negocio. ¿Qué pasos se han dado al respecto?
Este es posiblemente el tema más relevante que surgió durante el proceso de reflexión como propuesta para afrontar un futuro que se configura muy diferente del que hemos vivido durante los últimos años. Supone un cambio radical en la forma de entender la relación entre los Centros Tecnológicos asumiendo en la misma un alto contenido de generosidad. Una generosidad que en el proceso de reflexión llamamos “generosidad inteligente”. Se trata de dar para poder recibir más de lo que hasta ahora se era capaz de conseguir de manera individual. Se trata de ampliar las capacidades de los Centros para satisfacer nuevos mercados o ampliar el valor que se ofrece a sus mercados más tradicionales. Como todo proceso que debe ir acompañado por un cambio de actitud será un proceso difícil pero necesario.
Ahora bien, un grupo reducido de Centros ya está trabajando en esta línea, cerrando acuerdos y explorando soluciones para las dificultades que estos acuerdos plantean.  La Federación asumirá el papel que estos Centros consideren necesario que desempeñe y por ahora su actitud es de “dejar hacer” ya que sólo haciendo se encuentra el camino y los que deben encontrarlo son los propios Centros. Eso no quiere decir que la Federación no conozca, esté atenta al proceso y, cuando se le requiere proporcione su visión sobre cómo resolver los problemas que están surgiendo. Lo que quiere decir es que el liderazgo del proceso corresponde a los propios Centros. Esperamos que antes de que acabe el año se puedan visualizar de una manera clara los avances que ya se están produciendo.

Lobby: otro tema estratégico identificado por los socios en el proceso de reflexión fue el del lobby, y concretamente, el de elaborar unas “reglas básicas de juego” que facilitaran el predominio de los intereses generales de los Centros Tecnológicos. ¿Hacia dónde se están dirigiendo los principales esfuerzos?
En cuanto a la acción de Lobby, se ha seguido con las actuaciones que se consideraron estratégicas y prioritarias en el proceso de reflexión, y más concretamente en las inmediatas, relacionadas con la última fase de tramitación de la ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación y en estos momentos con la Estrategia de Ciencia y Tecnología así como las relacionadas con los agentes más importantes del sistema.
En lo referente a las “reglas básicas del juego”, dentro de las prioridades de actuación, formalmente está sin abordar aunque de forma tácita estamos procurando que se respete la idea central y es priorizar los intereses generales de los Centros.

Servicios: parte esencial del proceso de reflexión que permitirá satisfacer las necesidades de todos los socios independientemente de su tamaño han sido los servicios. ¿en qué consistirá el nuevo catálogo de servicios de la Federación?
En la pasada Asamblea General del mes de Junio, el Consejo presentó una primera propuesta de nueva estructura de Servicios y Actividades de la Federación. En el informe se presentaba una estructura en la que se segmentaban los Servicios y Actividades en dos categorías básicas: Estratégicos y de Pago (estos últimos por suscripción ó a medida). La propuesta se elaboró empleando como punto de partida las conclusiones del Grupo de Trabajo de Servicios y Dimensión que se creó durante el proceso de reflexión llevado a cabo en el 2010. Por lo tanto se puede decir que dicha propuesta se ha mantenido alineada en su gran parte con las ideas lanzadas por el Grupo de Trabajo mencionado y matizadas por los socios mediante una encuesta realizada hace unos meses.
Aún debemos analizar el modelo de financiación que pondremos en marcha para financiar los mismos y como consecuencia de ello podrá haber modificaciones adicionales a la propuesta presentada durante los próximos meses. En la reunión que el Consejo prevé tener en Septiembre se intentará cerrar una propuesta definitiva que incluya un modelo de financiación adecuado y acorde con la situación actual del entorno.