Los productos de menaje del hogar que no estén correctamente etiquetados pueden no ser aptos para alimentos

El Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS) recomienda no utilizar productos de menaje del hogar de plásticos que no estén correctamente etiquetados porque pueden no ser aptos para estar en contacto con alimentos.
De cara a las vacaciones estivales, en las que se suele hacer mayor uso de productos de menaje desechables destinados a estar en contacto con los alimentos, AIMPLAS recomienda al consumidor prestar mucha atención al etiquetado y no consumir los que no cumplan con los requisitos obligatorios establecidos por la ley.
Como explica Pedro Melgarejo, responsable del departamento de Envases de AIMPLAS, “los productos que no estén correctamente etiquetados pueden ser perjudiciales para la salud si entran en contacto con alimentos, ya que no podemos saber si cumplen con las normas de seguridad alimentaria que requieren estos productos”.
Así pues, desde AIMPLAS recuerdan que el etiquetado correcto de los productos de menaje que van a estar en contacto con alimentos debe recoger obligatoriamente la razón social con la dirección completa de la empresa fabricante o importadora; la referencia, nombre o nombre comercial del producto; la codificación de trazabilidad; y el símbolo de la copa y el tenedor o los términos “uso alimentario” o “apto para el contacto con alimentos, siempre que su uso no sea previsible, es decir, que pueda tener varios usos, como un tupper, que puede ser usado también para guardar otras cosas que no sean alimentos”.
Además, también es obligatorio que en la etiqueta aparezcan las instrucciones especiales que se deban seguir para un uso adecuado del producto, tales como “lavar antes de usar” o “utilizar un máximo de veces”, entre otras. Esto incluye también los símbolos de aptitud para microondas, lavavajillas o la reutilización.
La información exigida debe mostrarse en los materiales y objetos o en sus envases, o en etiquetas fijadas en los materiales y objetos o en sus envases, o en un rótulo que se encuentre en la proximidad inmediata de los materiales y objetos y que sea claramente visible para el consumidor.
Según un estudio realizado por AIMPLAS y AVEP (Asociación Valenciana de Empresarios de Plásticos) sobre productos de menaje importados y adquiridos en supermercados y tiendas multiprecio de la Comunidad Valenciana, en un 22% del menaje de plástico no figura la indicación de su aptitud para alimentos. Además, en un 88% de los casos no figura la trazabilidad, por lo que no existe una clara evidencia de que las sustancias empleadas en su fabricación estén legalizadas.
Otros de los errores comunes en etiquetado son la falta de información sobre  las condiciones de uso (71%), la razón social/CIF (24%) y la empresa importadora (17%).
AIMPLAS destaca que las etiquetas pueden recoger también información adicional para el consumidor como el símbolo circular con las dos flechas, que indica que el artículo está pagando por la gestión posterior del residuo de envase, es decir, se acoge a un SIG (Punto verde). Este símbolo es solo aplicable a envases.
Las etiquetas pueden contener también un triángulo con el número del material polimérico, que es el símbolo identificativo del material empleado; un triángulo con tres flechas consecutivas, símbolo que indica que el producto es reciclable; un triángulo con tres flechas consecutivas y un porcentaje, que indica que el producto contiene un porcentaje de material reciclado, o el marcado CE, que solo se puede indicar en productos para los que exista una normativa de certificación específica y siempre que se cumpla dicha normativa.