La patente es uno de los resultados obtenidos en el marco del proyecto BIOCOAT, apoyado por el Gobierno de Navarra para la investigación en el campo de los biomateriales • El Centro de Ingeniería Avanzada de Superficies de AIN trabaja ahora en la extensión de este proceso a otros materiales como, por ejemplo, el titanio y aluminio

El Centro de Ingeniería Avanzada de Superficies de AIN ha obtenido una patente nacional que aumenta la dureza y la resistencia de las aleaciones metálicas mediante un proceso de nitruración en alto vacío. Este descubrimiento tiene múltiples aplicaciones en el sector médico, ya que es aplicable a la fabricación de componentes y herramientas que entran en contacto con el cuerpo humano. En este sentido, el descubrimiento supone un gran avance en la creación y desarrollo de prótesis de todo tipo (de cadera, rodilla o columna vertebral, etc).
El objetivo principal de esta patente, denominada Nuevo procedimiento de nitruración de aleaciones metálicas, es aumentar la resistencia al desgaste sin perjudicar por ello su resistencia a la corrosión. Según explican los inventores de la patente, “este equilibrio es muy delicado, ya que el medio orgánico en el que trabajan las prótesis es muy activo y es difícil mejorar una propiedad sin empeorar otras”. “En definitiva, -añaden-, en este campo el fin último siempre ha sido alargar la vida útil de estos elementos mejorando la calidad de vida de las personas que las utilizan y evitando nuevas operaciones, con este nuevo proceso de nitruración hemos conseguido dar un paso más”.
El nuevo desarrollo, patentado por AIN, consiste en un procedimiento que refuerza la superficie de distintas aleaciones metálicas, aumentando su dureza y resistencia al desgaste. “Se trata de una versión muy evolucionada de los procesos termoquímicos de difusión de nitrógeno, empleados por la industria para endurecer la superficie de los aceros”, explica el responsable del grupo de investigación. La novedad, en este caso, reside en que el proceso de realiza por plasma y en alto vacío.
Además, otra de las ventajas con respecto a los procesos convencionales, es que este procedimiento se consigue a través de la utilización de una tecnología limpia (alto vacío) que no genera residuos; y es apta para ser aplicada en el tratamiento otras aleaciones, como cualquier tipo de acero, incluido el inoxidable.
Actualmente, el equipo de investigadores de AIN continúa trabajando a partir de este desarrollo para extenderlo a otros sistemas de aleación basados en el titanio o aluminio entre otros varios materiales. Se ha solicitado, asimismo, la extensión internacional de la nueva patente y existe un acuerdo prioritario de explotación con una empresa suiza de prótesis médicas.
La patente es uno de los resultados del proyecto BIOCOAT (Investigación fundamental sobre recubrimientos y tratamientos biofuncionales) apoyado por el Departamento de Innovación del Gobierno de Navarra, que está permitiendo al Centro de Ingeniería Avanzada de Superficies de AIN consolidar una nueva línea de investigación en materiales biomédicos.
La investigación que ha dado como resultado la obtención de esta patente se ha desarrollado a lo largo de unos siete años y en la que han participado más de 10 investigadores del centro, realizando distintas tareas.
Los antecedentes de este desarrollo se remontan al proyecto EUREKA-DUBIOP (2004 – 2008) que consistió en una investigación colaborativa de varios centros y empresas españolas e inglesas para el desarrollo de tratamientos DUPLEX (Nitruración + Recubrimiento PVD). “Esto llamó nuestra atención sobre la posibilidad de emplear equipos de PVD para la realización de nitruraciones iónicas en alto vacío sobre aleaciones metálicas de lo más diverso, que hasta entonces eran muy difíciles de nitrurar”, afirma Rafael Rodríguez Trías, director del Centro de Ingeniería Avanzada de Superficies.
Posteriormente, el proyecto BIOCOAT, desarrollado en solitario por AIN, fue el marco adecuado para continuar la investigación, ya que, según aseguran los investigadores, algunas de las aleaciones más interesantes para estos tratamientos son precisamente las empleadas en prótesis quirúrgicas.