– Este pavimento permite incluir señalética y cualquier tipo de imagen dentro de la propia baldosa. – La rehabilitación del Patrimonio construido representa un volumen de negocio de 1.750 millones de euros anuales.

Una plataforma sobre-elevada que permite el acceso en silla de ruedas a unas ruinas que presentan un suelo irregular es uno de los prototipos que plantea el proyecto de investigación PATRAC para mejorar la accesibilidad en el patrimonio cultural español.
España es el segundo país del mundo en número de monumentos y el primero en lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La importancia del turismo cultural en nuestro país y el peso que representa en el sector de la construcción la rehabilitación del Patrimonio –con un volumen de negocio de unos 1.750 millones de euros anuales-, ha llevado a este sector a tener en cuenta cada vez más las necesidades y preferencias de los turistas.
El proyecto PATRAC persigue dar respuesta a las necesidades de accesibilidad que presentan los turistas mayores -cada vez más numerosos por el paulatino envejecimiento de la población-, pero también de las personas con algún tipo de discapacidad, los padres con carritos de bebés o las personas obesas con dificultades para desplazarse, entre otros.
El Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), en colaboración con la empresa AZTECA, dedicada a la comercialización de recubrimientos para el hábitat, trabajan conjuntamente en el diseño de un pavimento cerámico que permite incluir señalética y cualquier tipo de imágenes dentro de la propia baldosa, con la posibilidad de reproducir el suelo original en caso de utilizarse para salvar un acceso irregular.
El IBV está valorando con usuarios en silla de ruedas una recreación realizada a partir del pavimento de la ermita del Cristo de la Luz de Toledo donde, para permitir la accesibilidad a una calzada romana, se propone una plataforma sobre-elevada con un pavimento cerámico que simula el mismo suelo de la calzada facilitando la visita a las ruinas, al tiempo que se preserva la conservación del monumento con una intervención poco invasiva.
El proyecto PATRAC está cofinanciado por el Ministerio de Ciencia e Innovación a través del Plan Nacional de I+D+I, dentro del programa de Proyectos Científico- Tecnológicos Singulares y de Carácter Estratégico, y por la Unión Europea a través de los fondos FEDER. 
Los socios de este proyecto, coordinado por GEOCISA, son Centros Tecnológicos: Instituto de Biomecánica de Valencia, Labein-Tecnalia e ITMA, Grandes empresas: Ibermática, I3B, ACCIONA, ORONA EIC, ORONA y ANDAMIOS IN, PYMES: BJ Adaptaciones, DDM Arquitectos, ILITIA y AZTECA, Organismos públicos de Investigación: ACCEPLAN-UAB, Universidad Politécnica de Madrid, Universidad Politécnica de Cataluña y Universidad de Valladolid y la Fundación ACS.