– Tanto por sus limitaciones técnicas como por la lejanía de los actuales proveedores, las baterías se están erigiendo en el principal reto con el que se enfrentan fabricantes y usuarios, de cara a una implantación significativa del vehículo eléctrico.

El futuro de la automoción pasa por el vehículo eléctrico. En la actualidad casi todas las grandes marcas de automoción se están posicionando al respecto, bien a través del anuncio de planes de comercialización de modelos de tracción total o parcialmente eléctrica (es el caso de los conocidos vehículos híbridos), bien a través de acuerdos de colaboración con los principales fabricantes de baterías, generalmente de países asiáticos.
Tanto por sus limitaciones técnicas como por la lejanía de los actuales proveedores, las baterías se están erigiendo en el principal reto con el que se enfrentan fabricantes y usuarios, de cara a una implantación significativa del vehículo eléctrico.
La tecnología de baterías de referencia, la de litio ión, es la que en la actualidad más cerca se encuentra de poder llegar a satisfacer los requisitos de autonomía, potencia, ligereza y seguridad. A pesar de ello, aún será necesario introducir mejoras, muy especialmente en el de precio por Kwh.
Por su parte, los grandes fabricantes europeos y americanos de automoción no ven con buenos ojos sustituir la actual dependencia del petróleo. Y no sólo por razones económicas, sino también por estrategia de producto: está unánimemente aceptado que las baterías constituyen el elemento clave de valor añadido a través del que se medirán unos coches eléctricos con respecto a otros; de hecho, serán la llave del éxito en este nuevo negocio.
Desde este punto de vista, la investigación y desarrollo en baterías, y en particular en la tecnología de litio ión, constituye una apuesta ineludible para quien desee posicionarse en este sector (empresas, institutos de investigación, gobiernos).
CIDETEC-IK4 lleva varios años desarrollando investigaciones en materiales y componentes para baterías de litio ión. Conscientes del salto cualitativo que dará esta tecnología en los próximos años y, en estrecha colaboración con la empresa CEGASA, su cliente principal y Patrono desde su fundación, CIDETEC-IK4 va a acometer la puesta en marcha de un Laboratorio de Baterías a la altura de los retos a los que se enfrenta esta tecnología, con la visión de erigirse en referencia a nivel europeo.
La inversión prevista, de más de cuatro millones de euros, se llevará a cabo en las instalaciones de CIDETEC-IK4 en el Parque Tecnológico de San Sebastián a lo largo de 2010, abarcando prácticamente toda la cadena de valor del producto.
Uno de sus elementos distintivos será la Sala seca donde se realizará el desarrollo y ensamblado de prototipos de celdas de litio ión, partiendo desde la formulación, manufactura y acondicionamiento de los electrodos. Como es sabido, la tecnología de litio ión es incompatible con la presencia de agua e incluso de humedad ambiental; de ahí la necesidad de ensamblar las baterías en condiciones de sequedad extrema, para posteriormente poder ser utilizadas normalmente una vez selladas herméticamente. En la actualidad no existe ninguna instalación de este tipo en España, habiendo no mucho más de media docena en Europa. La de CIDETEC-IK4 será una de las más avanzadas y completas.
La apuesta se complementará con un completo laboratorio de caracterización y testeo de baterías en una variedad de condiciones climáticas y ambientales, incluyendo el análisis de la respuesta de las baterías en condiciones extremas de humedad y temperatura, y que además incluirá todo tipo de ensayos de normativa y normalización. La filosofía será en todo momento de apertura hacia todo tipo de nuevas aplicaciones y sectores industriales, que sin duda se beneficiarán de los avances que irán produciéndose en los próximos años en el sector del vehículo eléctrico, y entre los que cabe destacar la integración con las energías renovables.
En este sentido, CIDETEC-IK4 pretende dar servicio y constituirse en un referente para la industria vasca, estatal y europea, que pueda beneficiarse de las tecnologías de baterías tanto desde el punto de vista del fabricante/distribuidor como del usuario final.