– Este Centro Tecnológico y Aznar Textil han desarrollado esta sábana cicatrizante, que previene infecciones y es hidratante. – El Hospital General ha evaluado este producto a través de un estudio realizado en 40 pacientes y en el que se han demostrado los efectos beneficiosos de esta sábana.

Aproximadamente dos años de investigación es el tiempo que han invertido la empresa Aznar Textil junto con el Instituto Tecnológico Textil (AITEX) en investigar y desarrollar la sábana ZAZEN® , con propiedades regenerantes para la piel. La sábana, que incorpora quitina, contribuye a regenerar la piel de las heridas y a neutralizar procesos bacterianos, por lo que favorece el proceso correcto de cicatrización.
Aitex ha elaborado un estudio exhaustivo de las ventajas que el uso de esta sábana presenta para la salud humana, ya que garantiza el equilibrio hídrico de la piel, tiene gran capacidad para prevenir infecciones y ayuda a cicatrizar cualquier herida que pueda existir en la epidermis.
Se ha comprobado que el contacto diario de la piel con esta fibra ofrece un efecto nutritivo y regenerador, con lo que la piel se siente reconfortada, sin tensiones y día a día, la zona dañada va restaurándose. Es, por lo tanto, un producto recomendado para personas encamadas y con alto riego de úlceras por presión.
Estudio clínico para la evaluación de las propiedades del tejido
El Hospital General de Valencia, concretamente la Unidad de Enfermería Dermatológica, Úlceras y Heridas, y a través de la Fundación Investigación, ha realizado una investigación “Apósitos con tela de quitina o chitina como protección y absorción de heridas”, donde se plantea la incorporación de la quitina con el fin de evaluar sus propiedades bactericidas y cicatrizantes entre otras. 
Un total de 40 pacientes participaron en el estudio. La sábana fue probada por dos grupos de pacientes:
Un primer grupo estuvo compuesto por neonatos de siete días de vida afectados de epidermolisis ampollosa, una enfermedad de la piel. Por las características de la sábana, y debido a su adaptabilidad, suavidad y capacidad de absorción, se ha utilizado para cubrir una malla siliconada y como sábana para evitar al máximo los roces de la piel expuesta; teniendo como premisa que esta enfermedad al mínimo roce ocasiona lesiones que comienzan con flictenas (ampollas) dando lugar a una posterior lesión de II Grado.
El segundo grupo lo formaron pacientes a los que se les informó de que se les colocaba una sábana bajera diferente a las que se utilizan en el hospital, que se mantendría por un periodo de 48 horas, a no ser que por cualquier circunstancia se tuviesen que cambiar. A éstos, después se les preguntó algunas observaciones respecto a este producto, calificándolo todos los participante como excelente.
Cuando una persona está en cama o en silla de ruedas durante mucho tiempo, la piel y los tejidos subyacentes se pueden romper y provocar llagas o úlceras en los puntos de presión; estas llagas y úlceras de decúbito son difíciles de tratar y lentas en curar. La sábana ha sido diseñada para estos escenarios como ayuda al tratamiento.
Además, en un paciente encamado aparece también el problema del roce con las sábanas produciéndose una presión indirecta debida a las fuerzas de rozamiento. Esto refuerza la probabilidad de que aparezcan úlceras. Además, este hecho se agrava si las sábanas no presentan una elevada suavidad y no están lo suficientemente lisas.
Fundamentos técnicos del proyecto
Las propiedades de la sábana regeneradora se deben a dos factores: la utilización de fibras de quitina y el novedoso diseño estructural del tejido. Ha sido esencial la introducción de forma satisfactoria de fibras de quitina.
La quitina forma parte del caparazón de determinados crustáceos y moluscos y de las paredes celulares de los hongos. Es un compuesto que se extrae de la naturaleza y que aporta una gran cantidad de beneficios para el ser humano. Los crustáceos marinos, camarones y cangrejos son la principal fuente de obtención de esta sustancia.
En un derivado de la quitina, el quitosano, se encuentran las características más útiles. La estructura molecular del quitosano es muy similar a la de la celulosa (base estructural del algodón), lo que demuestra las posibilidades que este biopolímero ofrece como fibra en el sector textil. Además, los textiles fabricados con este polímero poseen unas propiedades de confortabilidad excelentes.