– El pasado 20 de enero se aprobó el Plan Nacional Integrado de Residuos en el que se establece una disminución de las bolsas comerciales de un solo uso. – La utilización de los bioplásticos está fijada en 120.000 toneladas, menos del 10% de los plásticos convencionales procedentes del petróleo.

El pasado 20 de enero de 2009 se aprobó por el Congreso de Ministros el Plan Nacional Integrado de Residuos para el periodo 2008-2015. En él se establecen objetivos cuantitativos de prevención para las bolsas comerciales de un solo uso, disminución del 50% a partir de 2010 y calendario de sustitución de plásticos no biodegradables y prohibición progresiva en vigor en 2010. 
Según estimaciones actuales la utilización de los bioplásticos está fijada en 120.000 toneladas, lo que representa menos del 10%, de los plásticos convencionales procedentes del petróleo cuya utilización se estima en unos 20 millones de toneladas. Los plásticos consumen un 6% del petróleo y de éstos un 40% está dedicado al envase y embalaje.
Por ello, Itene investiga para que las empresas tengan una alternativa con materiales renovables y biodegradables. Por poner un ejemplo, se habla mucho del almidón como material no proveniente del petróleo pero éste presenta una pobre resistencia mecánica. Desde el centro tecnológico se trabaja ya en la mezcla del almidón con otros productos como el poliéster. Esta mezcla ofrece como resultado unas bolsas más resistentes.
Por otro lado, las compañías pueden optar por bolsas reutilizables con un mayor grosor. En este campo, Anaip, la Asociación Española de Industriales de Plásticos, ha trabajado en una ‘Norma de Calidad’ de una bolsa de polietileno, reutilizable hasta 15 veces, y que en su último uso pueda ser empleada como bolsa de basura y/o bolsa de envases para depositar en el contenedor amarillo.