Fedit solicitó a los europarlamentarios españoles que respaldaran estas enmiendas, presentadas el pasado 16 de marzo

La Comisión de Control Presupuestario del Parlamento Europeo aprobó por unanimidad el pasado lunes 16 de marzo tres enmiendas sobre las acciones que la Comisión Europea está llevando a cabo para auditar los proyectos que financió durante el VI Programa Marco. Estas tres enmiendas, para las que Fedit pidió el voto de los europarlamentarios españoles, se resumen en los siguientes puntos:    • Art. 74 bis. Manifiesta su preocupación por los certificados sobre la metodología todavía no aprobados (CoM y CoMAv), y pide a la Comisión que establezca los criterios comprensibles necesarios para aprobar certificados sobre metodología tanto para los gastos de personal como para los gastos indirectos; cree que se debería autorizar a los beneficiarios a utilizar los costes medios de personal y a aplicar una metodología establecida para calcular los costes indirectos; pide un inicio oportuno de la aprobación (o rechazo) de los certificados para asegurarse de que los fondos previstos para investigación pueden utilizarse;    • Art. 74 ter. Con vistas a simplificar los procedimientos administrativos y la solicitud de subvenciones, recuerda su solicitud de un único punto de contacto para los beneficiarios en relación con las cuestiones relativas al marco de investigación con el competencia de decidir sobre dichas cuestiones;    • Art. 74 quáter. Como requisito para la seguridad jurídica, pide a la Comisión que se abstenga de volver a calcular los estados financieros de los proyectos del Sexto programa marco, que ya han sido aprobados y liquidados por la Comisión aplicando nuevas interpretaciones a los criterios de subvencionabilidad de los gastos establecidos en las Condiciones generales (Anexo II) del modelo de contrato del Sexto programa marco;    El tercer punto es especialmente importante para poner punto final a este proceso de auditorías del VI Programa Marco, y estamos orgullosos de anunciar que las tres enmiendas fueron aprobadas por unanimidad en este Comité. Aunque aún deben votarse en el Pleno del Parlamento Europeo, y aunque no obliga legalmente a la Comisión Europea a seguir esas recomendaciones, lo usual es que el Parlamento envíe una carta al Comisionado Potocnik invitándole a seguir esas recomendaciones del Parlamento.    Antecedentes    Durante el último año, la Comisión Europea ha llevado a cabo una agresiva campaña para auditar los proyectos que financió durante el VI Programa Marco de Investigación y Desarrollo (finalizado en 2006). Estas auditorías, basadas en unas guías contables poco documentadas y que fueron actualizadas en el VII Programa Marco, está llevando a una serie de peticiones de re-cálculo de costes o de devolución de fondos por valor de muchos millones de Euros.    Desde el punto de vista de la Federación, este proceso es injusto puesto que, cuando detecta errores en la justificación de costes de un proyecto, está interpretando esos errores como errores “sistemáticos” aplicables a todo el conjunto de proyectos de una organización. Para algunos afectados en Europa este proceso puede implicar cientos de proyectos por revisar, con los consiguientes costes añadidos de personal interno y auditores externos.    Sin embargo, la Comisión Europea no ha tenido en cuenta que el origen de estos errores tiene también mucho que ver con fallos de gestión de la propia Comisión Europea a la hora de procesar en su día los justificantes de costes del VI Programa Marco, así como en la formación de su propio personal para asesorar a los participantes y detectar esos errores en su debido momento. A pesar de los repetidos intentos que se han hecho desde múltiples organizaciones ligadas a la investigación y el desarrollo en Europa, este proceso de auditoría no ha tenido en cuenta que estos proyectos ya estaban terminados y sus costes habían sido previamente aceptados por la propia Comisión y sus auditores internos. Tampoco que la interpretación actual de los criterios de elegibilidad de costes es diferente de lo que se difundió en su día (basada en ‘prácticas contables comúnmente aceptadas’). Desde diversos frentes se ha sugerido que se cierre este proceso de auditorías y que, dado que la buena fe de todas las partes no se ha puesto en duda en ningún momento, los errores cometidos por todas las partes sirvan como ejercicio de aprendizaje para los procesos administrativos del presente y posteriores Programas Marcos.    En base a este contexto, Fedit decidió sumarse a la iniciativa organizada por EARTO y que ha tenido como consecuencia la aprobación de estas tres enmiendas presentadas por la parlamentaria alemana Ingeborg Grässle al informe de gestión del presupuesto de la Comisión Europea para 2007, que se discutió y se votó en la Comisión de Control Presupuestario del Parlamento Europeo el pasado lunes 16 de marzo.