En una reunión extraordinaria en la que participaron Fedit, MCA-UGT, FM-CCOO, ANFAC y SERNAUTO, junto con los Ministerios de Industria, Turismo, Comercio y de Trabajo e Inmigración, se acordó dar continuidad a los trabajos iniciados con el objetivo de elaborar propuestas dirigidas al Gobierno que permitan hacer frente a la situación actual

En 2007 el sector de la Automoción español produjo 2,89 millones de vehículos, de los que 2,39 millones fueron exportados, principalmente a los mercados europeos. El empleo total relacionado con este sector representa cerca de un 9% de la población activa de España con más de 300.000 trabajadores. Estos datos resaltan la importancia de la Automoción en la economía de nuestro país, pero ante la nueva coyuntura del mercado de Automoción, los Observatorios Industriales de este Sector han acordado dar continuidad a los trabajos iniciados con el objetivo de elaborar propuestas dirigidas al Gobierno que permitan hacer frente a esta situación. Esta decisión se tomó hoy en una reunión en la que participó Iñigo Segura, director general de Fedit, junto con representantes de MCA-UGT, FM-CCOO, ANFAC y SERNAUTO, además de los Ministerios de Industria, Turismo y Comercio y de Trabajo e Inmigración.    En este encuentro también se resaltó la capacidad tecnológica, la elevada cualificación de los trabajadores y el hecho de disponer de una industria de componentes consolidada y competitiva que hacen que este sector se sitúe en la primera fila mundial respecto a nivel y diversidad de producciones. En términos de producción y a nivel de Europa, el sector del automóvil ocupa el tercer puesto, detrás de Alemania y Francia, logrando mantener una posición puntera respecto a los niveles europeos de competitividad.    Los Observatorios también prevén un mantenimiento en los niveles de producción que son habituales en España y su recuperación en cuanto se anime la economía europea gracias a que las plantas españolas han sido adjudicatarias en los últimos años de nuevos modelos por parte de los grupos a los que pertenecen. Además, los acuerdos alcanzados en la negociación colectiva en esta industria constituyen uno de los principales activos de la misma para el mantenimiento de la competitividad. En este sentido, las plantas españolas de fabricación de automóviles cuentan ya con medidas de flexibilidad para afrontar reajustes en la producción y para ser capaces de hacer frente a las evoluciones de la demanda sin adoptar medidas que pudieran afectar al nivel de empleo.    Por último, los Observatorios valoraron positivamente el Plan VIVE del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, aunque entienden que pueden existir dificultades en su aplicación. Por ello, el Ministerio, una vez realizado el primer despliegue de su lanzamiento, se comprometió a efectuar las modificaciones que se consideren oportunas con el fin de alcanzar el objetivo del Plan de renovar el parque automovilístico español.