España ocupa el puesto decimocuarto de la Unión Europea de los veintisiete en inversión en I+D+i, según datos ofrecidos por la Oficina Estadística Europea (Eurostat)

A pesar de que España ha logrado avanzar en gasto en I+D+i desde el 0,91% del Producto Interior Bruto (PIB) en el año 2000 hasta el 1,16% en el 2006, la cifra sigue siendo muy baja según el Instituto de Estudios Económicos (IEE).    La UE dedicó en 2006 a estas inversione un promedio del 1,84% del PIB, el mismo porcentaje que el año anterior.     El país que dedicó mayor gasto a innovación y desarrollo fue Sucia, con el 3,82% del PIB, seguida de Finlandia (3,45%) y Alemania (2,51%). Detrás de estos países pero todavía por encima de la media europea se sitúan Austria (2,45%), Dinamarca (2,43%) y Francia (2,12%).     Por el contrario, por debajo de la media se sitúan países como Bélgica (1,83%), Países Bajos (1,72%), Eslovenia (1,59%), República Checa (1,52%), Luxemburgo (1,47%) e Irlanda (1,32%).     Los países que menos porcentaje de su PIB dedicaron a la inversión en I+D+i fueron Eslovaquia (0,49%), Bulgaria (0,48%), Rumanía (0,46%) y Chipre (0,42%).