El Instituto de Biomecánica de Valencia ha presentado el primer Living Lab del país, un laboratorio cuyo objetivo es “reproducir, de la forma más parecida a la realidad, el entorno en que va a ser utilizado de forma habitual el producto que se estudia”

La Consejera de Industria, Comercio e Innovación de la Generalitat Valenciana Belén Juste inauguró el lnuevo aboratorio junto con el director del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), Pedro Vera.     Juste subrayó que la novedad de Living Lab es que “permite simular las condiciones reales de uso de un determinado producto para testar los niveles de aceptación del consumidor, antes incluso de fabricar el producto, con los ahorros de tiempo y costes que supone para la empresa”. De ese modo, “se asegura que la concepción de cualquier producto, servicio o entorno en el que participamos involucre al usuario final en todas las fases del proceso de diseño, es decir, crear un diseño orientado a las personas”, agregó Juste.    Se trata, según dijo, de una iniciativa “pionera en el ámbito nacional”, por el hecho de “dar servicio a diferentes sectores industriales, por la incorporación del equipamiento de registro de información del usuario más avanzado, por los formatos de estímulo del usuario empleados, así como por la flexibilidad del espacio en sí mismo que cuenta con elementos muy ingeniosos como un simulador de automoción”.    El proyecto ha sido desarrollado por el IBV a través de la financiación de la Conselleria de Empresa, Universidad y Ciencia, el Impiva y los Fondos Feder, con 121.508 euros.