Malos tiempos para la lírica, pero no tanto