AITIIP trabaja activamente en el diseño y fabricación de plásticos biodegradables y biobasados

El plástico se ha convertido en un elemento fundamental para la agricultura. Sirva como botón de muestra el siguiente dato: en Europa y en este sector se usaron más de 500.000 toneladas métricas de film plástico durante el año 2013. Este material se usa habitualmente entre otros usos para: el embolsado de frutas, protegiéndolas de insectos y larvas, o cubriendo suelos de cultivo para ahorrar agua y evitar la nacencia de malas hierbas (mulching). Sin embargo muy pocas veces se recicla, lo que supone un problema ambiental, que se agrava cuando tras su uso se decide quemarlo o enterrarlo.

Para dar solución a este reto ambiental y tecnológico un consorcio de entidades europeas coordinadas por el Centro Tecnológico Aitiip, miembro de la Red Estatal de Centros Tecnológicos FEDIT, nació el proyecto Multibiosol con un objetivo principal: reducir la utilización de plásticos convencionales en el cultivo de hortalizas ya que si su reciclado no se hace de forma correcta y se abandonan, los impactos medioambientales a corto y largo plazo pueden ser devastadores.

El proyecto está dando respuesta a este problema mediante el desarrollo de un nuevo film bioplástico, esto es, que el origen del mismo es orgánico (no basado en petróleo) y además biodegradable sin perjudicar al medioambiente. Este bioplástico tiene además funcionalidades específicas y a la carta, como por ejemplo aportar a la tierra sobre la que se coloque ciertos oligoelementos necesarios. Además del film para mulching, también estamos desarrollando bolsas para embolsado de frutas y los respectivos clips o cierres.

“Este mulching, una vez que se ha cosechado la planta o el fruto, no es necesario retirarlo. El mismo se degrada en el suelo y además aporta oligoelementos mejorando la calidad de la tierra. Es cómodo, ecológico y útil.” Dra. Carolina Peñalva (Departamento de IDI – Aitiip), coordinadora del proyecto Multibiosol.

Los socios del proyecto
Aitiip Centro Tecnológico lidera este proyecto, que cuenta con siete socios en total, de cuatro países distintos. Además de liderar también se encargará de la fabricación gracias a su experiencia en plásticos y bioplásticos. Aragoneses son también la Federación Aragonesa de Cooperativas Agrarias (FACA) y el Parque Científico Tecnológico del Aula Dei (PCTAD). Otras dos entidades españolas formarán parte del consorcio. La primera es la consultora barcelonesa Transfer Latin Business Consultancy, y la segunda es el CSIC, desde donde un grupo de investigadores aragoneses realizarán los análisis precosecha y del suelo. La participación internacional se completa con el laboratorio italiano Laboratori Analisi e Ricerche in Chimica Applicata (ARCHA), quien certifica la biodegradabilidad y realiza estudios de ciclo de vida; y la empresa belga GroenCreatie, que aporta su experiencia en el desarrollo de films compostables.

 

 

2018-12-11T10:09:20+00:00
Este sitio utiliza cookies. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí. Para aceptar y no volver a mostrar este mensaje pulsa el botón Aceptar Ok
X
X